Vicente Moreno da instrucciones a Cedric poco antes de saltar al terreno de juego. | Jaume Morey

8

Es líder y el único equipo que permanece invicto, junto al Mirandés, de los 80 que conforman los cuatro grupos de la Segunda División B después de doce jornadas disputadas. Pero los números apuntan que el Mallorca está firmando su peor racha de la temporada. Las huestes de Vicente Moreno suman una marca de dos empates consecutivos -solo había sumado uno en las diez jornadas anteriores- y ha encajado gol en esos dos encuentros después de que Manuel Reina hubiera sumado cerca de 600 minutos de imbatibilidad.

Sensaciones
No es una ‘crisis’, pero al margen de estos dos partidos que acumula sin ganar, se suman las sensaciones que ha mostrado el grupo balear en las últimas jornadas. La última victoria isleña de hace apenas diez días en Son Moix ante el Villarreal B llegó como consecuencia de una genialidad de Lago Junior, pero en el cómputo general del partido, el conjunto castellonense dominó más la posesión y el esférico.

El conjunto bermellón afrontaba la cita de Formentera con dos posibles récords en el horizonte. Encadenar ocho victorias consecutivas, que hubiera supuesto su mejor racha de Primera, Segunda y Segunda División B, y que Manuel Reina superara el mejor registro de imbatibilidad en la historia de la entidad. Pero el conjunto de Tito García Sanjuán supo tejer una telaraña y el Mallorca quedó atrapado en ella. El cuadro de Sant Francesc llegó incluso a ponerse por delante en el marcador -una circunstancia inédita para el equipo balear en este curso- y el gol de Álex López sirvió para mantener la racha y regresar de la pitiusa menor con algún punto en su equipaje.

Primer tropiezo en casa
En la jornada de ayer, el Mallorca recibía la visita del Hércules con la intención de regresar a la senda del triunfo y amarrar la sexta victoria consecutiva en casa, donde hasta la fecha había alzado los brazos en todos los encuentros. Vicente Moreno retocó algunas piezas y el equipo incluso llegó a adelantarse gracias a un penalti convertido por Abdón Prats.

Noticias relacionadas

Sin embargo, el cuadro alicantino sacó provecho de la endeblez del equipo bermellón, que levantó el pie del acelerador tras ese 1-0, para reiniciar el marcador al filo del descanso y provocar que el Real Mallorca dejara escapar los dos primeros puntos en su centro de operaciones. El próximo domingo, de nuevo en el estadio del Camí dels Reis, de Palma, el cuadro de Moreno recibirá la visita del Valencia Mestalla con el objetivo de salir del bache en el que está sumido un equipo que sigue liderando con solvencia el Grupo III de la Segunda División B.