Gustavo Siviero. | Redacción Deportes

13

Formó parte del mejor Mallorca de la historia, aquel que se coló entre la aristocracia de la Primera División y sobrevoló los mejores campos de Europa. Y ahora que el club ha pinchado la burbuja del fútbol profesional y ha descendido hasta sus alcantarillas, su nombre vuelve a aparecer sobre un fondo rojo y negro. Es Gustavo Siviero, el técnico que figura en todas las listas para asumir el control del Mallorca y llevarlo de vuelta, cuanto antes, a esa Segunda División que acaba de tirar por la borda.

La elección del entrenador, del hombre que dirija la nave en una categoría tan compleja, es un asunto capital en la inesperada planificación del nuevo proyecto. El club lleva varios años equivocando el tiro y durante las cuatro temporadas que ha nadado en plata su banquillo ha funcionado como una silla eléctrica. Le ha costado encontrar un perfil que encajara en sus necesidades y, sobre todo, que le sacara punta al vestuario de turno. Un problema enquistado que Siviero, por experiencia y conocimiento del medio, podría ayudar a resolver.

Siviero, que esta temporada ha instalado al Lleida en la octava posición del grupo III, tiene un buen cartel en la categoría de bronce. Y no continuará en el Camp d’Esports, donde le sustituirá Gerard Albadalejo, hasta ahora entrenador del filial ilerdense, pese a que el director deportivo, Jordi Esteve, le señaló recientemente como «el mejor entrenador con diferencia que ha pasado por el club en los seis últimos años». «Es con el que he tenido una mejor sintonía y me he sentido más a gusto», añadía en su adiós.

A Siviero no le van a faltar pretendientes para seguir trabajando a partir de este verano. Y puede que ahí esté la llave de su fichaje. Para el técnico la opción de dirigir al Mallorca supondría una gran oportunidad para volver a un club que conoce perfectamente y para guiarlo a través de una ruta totalmente desconocida. Sin embargo, hay otros equipos dispuestos a llamar a su puerta. Uno de ellos podría ser el Lorca, recién ascendido a Segunda División. El conjunto murciano ha descartado la continuidad de David Vidal y al parecer el argentino es uno de las posibilidades que tiene sobre la mesa.