Las 64 páginas de la auditoría reflejan la realidad del Mallorca a 30 de junio de 2016 y que desprende un cierre de ejercicio de ocho millones de euros. El apartado dedicado al convenio del concurso indica los compromisos que debe seguir cumpliendo la SAD balear a corto y medio plazo. | Redacción Digital

8

El Real Mallorca debe hacer efectivo en noviembre de 2017 el pago de algo más de 7 millones de euros a los acreedores ordinarios para cumplir con el convenio firmado en 2011. Concretamente la SAD Balear ha de hacer frente al abono de 7.322.203,70 euros en los que está cifrada la deuda con los acreedores de carácter ordinario.

El convenio que firmó el Mallorca en diciembre de 2011 y que es efectivo desde noviembre de 2012 cuando se llevó a cabo el primero de los pagos, indica que la espera para cubrir la deuda de los acreedores ordinarios «nunca superará los 5 años». El calendario de pagos empezó a contar desde que se hizo efectivo el primero de ellos, a los que el Mallorca ha ido haciendo frente año tras años. El descenso a Segunda División hizo posible hacer frente a estos compromisos en cómodos pagos, pero como condición el convenio indica que, aún en Segunda, no deben superarse los cinco años y esta fecha va acercándose sin prisa, pero también sin pausa.

Noticias relacionadas

Inicialmente las opciones que se renegocie el pago con los acreedores son mínimas porque el convenio vendría a ser una resolución judicial que debe cumplirse a rajatabla. En su momento Utz Claassen intentó una nueva quita del 40% y anticipar el pago a cada uno de ellos, pero la propuesta no salió adelante. El alemán preveía un problema enorme para este año consciente de que en caso de que no existiera la opción de renegociar la deuda, el proyecto deportivo se vería gravemente perjudicado.

Precisamente este fue uno de los puntos clave que impulsaron al expropietario a deprenderse de sus acciones y dar paso a una propiedad más potente. Robert Sarver entró en el club llevando a cabo una ampliación de capital de 20 millones de euros, pero a medida que van pasando las temporadas las pérdidas son millonarias.