Imagen del joven jugador mallorquín Víctor Narro posando con la bufanda del Villarreal. | Teresa Ayuga

El mercado de invierno centra los esfuerzos en las oficinas del Real Mallorca, pero mientras se buscan refuerzos para el primer equipo también se ha producido una salida sorprendente de la factoría de talentos de Son Bibiloni. Y es que la SAD balear ha cerrado el traspaso al Villarreal de una de las joyas de la cantera, Víctor Narro (Palma, 28-5-1999), que pone rumbo a tierras castellonenses para enrolarse en las categorías inferiores del submarino amarillo para lo que resta de temporada y las tres próximas campañas.

La falta de minutos (apenas ha alcanzado los 200 tras 17 jornadas de campeonato en el grupo tercero de la División de Honor) ha precipitado la salida de un jugador que alcanzó la condición de internacional y que apenas ha disfrutado de oportunidades. La escasez de protagonismo amenazaba con frenar a este joven futbolista de la agencia Global Rume que había despertado el interés del Atlético de Madrid y del Villarreal, que no ha dudado en asegurarse sus servicios incluso teniendo que pasar por caja para hacer frente a un traspaso que ronda los 40.000 euros.

Decisión

«Me hubiera gustado triunfar aquí, pero ahora se abre otra puerta y trabajaré para hacerlo en el Villarreal», asegura Víctor Narro, uno de los capitanes de la selección balear sub 18 que dirige Dani Vaquer y uno de los jugadores más prometedores de su generación.