Previous Next
41

Un joven respondió a la prueba de Biología planteada en la selectividad de la UIB explicando en un folio a doble cara que no pudo estudiar «por la tensión» que le generaba la situación dramática del Real Mallorca.

Los bermellones se encontraban a las puertas del descenso a Segunda División B, y se salvaron en última instancia el pasado sábado tras su victoria en el estadio José Zorrilla de Valladolid.

El estudiante explica que llevó un «cirio a la Sang» con su madre, una práctica ciertamente extendida entre los mallorquines que precisan de un empujoncito de la providencia divina, aunque ello no fuera para aprobar, sino para que el equipo de sus amores no descendiera de categoría en el año de su centenario.

Asegura que «no podía desviar mi atención hacia otra cosa que no fuera el partido», y que, pese a que «el objetivo de esta temporada era subir», el equipo acabó «luchando por no bajar». «Somos conscientes de que tenemos que ir poco a poco», concluye.

Finalmente, el entregado mallorquinista solicita a su examinador que, aún no contestando a lo que éste le pregunta, le ponga un 5.

Explica que su ilusión es empezar el curso que viene Psicología, y sentencia que «Lo hago para romper este dicho de que los futbolistas somos cortos y no estudiamos, y eso no es cierto».