Fernando Vázquez, durante el partido ante el Girona. | Miguel Garcia de la Arada

7

«Uno nunca piensa en perder, pero bueno, en el fútbol el resultado es difícil de controlar». Así ha comenzado su intervención ante los medios Fernando Vázquez, entrenador del Real Mallorca, quien ha considerado tras la derrota en Girona que «cuando un penalti es dudoso es un regalo para el equipo contrario».

El técnico ha reconocido que «uno nunca piensa perder, pero bueno, en el fútbol el resultado es difícil de controlar. Lo controlamos todo menos ese penaltito». La pena máxima que ha supuesto el único tanto del partido «me dicen que es súper dudoso» y que a partir de ahí «el partido cambió». Los mallorquinistas, que apenas dispusieron de ocasiones durante los 90 minutos, fueron «mejores» que el rival «en el planteamiento táctico» ha dicho Vázquez, quien ha afirmado que «era el último partido para poder disfrutar». Ahora, «terminaremos la temporada seguramente definiendo en la última jornada, hay que aceptarlo».