El centrocampista Damià Sabater se ejercita con el nuevo chaleco. | RCD Mallorca

2

La plantilla del Real Mallorca incorpora la tecnología más avanzada a sus entrenamientos, en concreto, con chalecos que aportan datos biomecánicos que ayudan a monitorizar de forma más eficaz la situación y el rendimiento de cada jugador en una determinada sesión preparatoria.

Estos nuevos instrumentos, comunes en Estados Unidos y otros países desde donde viene la recomendación de su implantación, permiten, entre otros, contabilizar los metros recorridos, establecer medias de velocidad e intensidad o detectar posibles desequilibrios musculares.

El club confirma en un comunicado que se ha hecho con 20 de estos chalecos en formato de renting, con un coste aproximado de 100 euros al mes por cada uno.