Gregorio Manzano. | Jaume Morey

4

El proceso judicial que en su día promovió Gregorio Manzano contra Mateu Alemany tocó este martes a su fin. La jornada del martes era la fecha límite para que el jienense pudiera recurrir ante el Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia Provincial, que el 9 de septiembre dio la razón a Alemany, defendido por el Bufete Buades.

El de la Audiencia no fue el único revés de Manzano en este largo proceso ya que en su día el juzgado de lo Mercantil número 2 de Palma también dio la razón al expropietario y expresidente del club.

De esta forma finaliza un proceso que ha se ha prolongado por espacio de cinco años y dos meses. Fue en agosto de 2010 cuando Manzano decidió interponer la demanda contra Mateu Alemany reclamándole 2,2 millones de euros como responsable civil subsidiario. El andaluz incluyó en su reclamación a los entonces consejeros Alex García, José Miguel García, Miquel Vaquer y a la familia Mingarro.

El técnico exponía en su argumentación que el club tenía fórmulas para evitar el concurso y pagar las cantidades que se le adeudaban y que una de las opciones era instar a la liquidación.