El presidente del Real Mallorca Utz Claassen.

Utz Claassen está tratando de mejorar la imagen del club ante todas las instituciones.

Estos últimos cuatro años con Serra Ferrer al frente del Mallorca, la institución ha sufrido un deterioro importante así como una pérdida de credibilidad absoluta ante los principales organismos españoles.

Con la intención de reconducir las relaciones y trazar una antes y un después del ‘serrismo’, Utz Claassen viajó a Madrid la pasada semana y mantuvo una reunión con Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte y con Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP).

En ambos casos, Claassen trato de comunicarles que el club ha cambiado de manos y que el negro pasado forma parte ya de la historia. Consciente del deterioro de las relaciones, tanto Cardenal como especialmente Tebas indicaron que el Mallorca durante estos últimos años ha mentido de forma sistemática con el estado de sus cuentas. Sin ir más lejos, el año pasado los informes de actualización que iba trasladando el club a la LFP reflejaban siempre un equilibrio entre gastos e ingresos, pero el balance final nada tuvo que ver con lo que se presentó y si bien se esperaban unas pérdidas de tres millones de euros aproximadamente, al final estas fueron de 5,2. La Liga se ha sentido «engañada» y si bien Claassen ha decidido no valorar ningún punto de esta noticia ni realizar manifestación alguna, lo cierto, según ha podido conocer esta redacción, es que no va a ser fácil romper con el pasado y empezar de cero.

En este encuentro Claassen negoció la posibilidad de aumentar el límite salarial y de esta forma acudir al mercado a por más fichajes.

El máximo accionista va a continuar con esta ronda de contactos y en breve espera poder reunirse con Àngel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).