El técnico del Mallorca, Valeri Karpin, y el director deportivo del club, Miquel Àngel Nadal, se saludan en un programa radiofónico. | Jaume Morey

8

Las perspectivas del Real Mallorca en el mercado de invierno adquieren un cariz positivo.

La Liga de Fúbtol Profesional (LFP) ha concedido permiso a la SAD balear para ampliar su límite salarial y concede así luz verde para que el club pueda incorporar jugadores.

Ante este nuevo escenario, el fichaje de dos delanteros y el capítulo de salidas son las prioridades que aparecen marcadas en rojo en la agenda de Miquel Àngel Nadal, que se ha situado tras los pasos de Xisco Jiménez y Joselu para reforzar la línea de vanguardia.

Las salidas adquieren tanta o más relevancia que las llegadas. Y es que otra de las vías para aligerar la masa salarial son las bajas. En este apartado el club podría aumentar su margen si prescinde de jugadores que no están entrando en los plantes de Karpin como son Coeff, Agus, Markovic, Assulin e incluso Scepovic, cuyo rendimiento ha quedado en entredicho y podría regresar al Olympiacos.

Más allá de salidas y llegadas, uno de los primeros movimientos que se producirán en la plantilla será la inscripción como jugadores del primer equipo de Kasim Adams y Marco Asensio. También podrían tener opciones jugadores como Brandon o One, cuya proyección invita a concederles oportunidades.