El jugador del Real Mallorca, Marco Asensio, en una imagen captada esta pretemporada. | Redacción Digital

12

Sábado 30 de agosto. Hoy faltan dos días para que se dé por cerrado el mercado de fichajes y el Mallorca puede perder a su mejor futbolista en un abrir y cerrar de ojos. De hecho va a ser muy difícil que el club balear pueda frenar la marcha de Marco Asensio al Barcelona, que ayer mismo aumentó su ofensiva para tratar de cerrar la operación y fichar al jugador ahora en el conjunto balear.

Las cantidades entre lo que uno ofrece y lo que otro pide son ahora el principal escollo —hay tres millones de diferencia— y si bien hay mucha distancia entre lo que está dispuesto a pagar el Barcelona y lo que que quiere recibir el Mallorca, en el club existe ya una clara corriente que indica que va a ser muy difícil poder retener al extremo. Marco quiere jugar en el Barça y ante esto es difícil luchar. Este es el escenario y sus protagonistas.

EL ENTRENADOR

Karpin lo tiene claro: «No lo vendería ni por 30 millones»

Valeri Karpin quiere que el futbolista continúe en la Isla y todo lo que sea desprenderse de él es una mala noticia. Lógicamente la opinión del entrenador será escuchada por el club, pero las urgencias económicas son absolutas y a poco que el Barcelona se acerque a los 4 millones de la cláusula de rescisión del jugador, Marco va a tomar camino de la Ciudad Condal. «Si mañana ofrecen 30 millones se va a ir sí o sí. No creo que ahora nadie ofrezca 30 millones y en mi caso no lo vendería ni por 10, ni por 20, ni por 30. Pero hay necesidades en el club y esto lo decidirán los que están arriba. Mi trabajo es entrenar a los que están», manifestó el entrenador.

CANTIDADES

El club sigue remitiendo al Barça a la cláusula de rescisión

El Mallorca va a continuar tratando de frenar la salida por la cantidad que ofrece ahora el Barcelona, que es de 1,5 millones, aunque según fuentes del club balear existe un claro convencimiento de que esta cifra va a ir en aumento en este fin de semana. Hay tres motivos que apoyan esta tesis: la necesidad del Barça de fichar porque no podrá hacerlo hasta 2016; porque Marco es un futbolista muy apetecible para los equipos grandes y un claro proyecto de futuro y porque el agente del jugador sigue presionando.

JUGADOR DIFERENCIAL

El mercado no ofrece sustitutos de su nivel a estas alturas

Si Marco se marcha este fin de semana, posiblemente el partido del domingo ante Las Palma sea el último que dispute como mallorquinista. El último día de mercado podrían romperse todas las hostilidades y darse una salida a la solución, para bien o para mal.

EL CONVENIO

Las exigencias del convenio obligan a fijar un precio alto

Siempre que el club negocia un traspaso tiene la necesidad de fijar un precio muy alto porque el 40% del total de la venta debe entregarse a la Agencia Tributaria y otro 20% a los acreedores ordinarios. Todo precio inferiro a los 4 millones supone vender muy por debajo del valor del jugador y también de las expectativas de mejorar el estado de liquidez de la SAD Balear.

HORACIO GAGGIOLI

El agente insiste en la marcha del futbolista

El representante del futbolista volvió ayer por la mañana a visitar el estadio de Son Moix para negociar con Dudú Aouate. Dijo que las posibilidades del jugador de marcharse están en un 50% e insistió en que cuando llama a la puerta un equipo de la talla del Barça hay que atender su llamada. «Semejante trasatlántico no hay que dejarlo escapar», indicó. En caso de que el futbolista finalmente permanezca en la Isla el agente declaró que se va a quedar «muy feliz» y con la motivación de poder ayudar a que el Mallorca ascienda a Primera División. Todas las cartas continúan sobre la mesa y el tratado de intenciones de las partes ha quedado muy claro durante una semana larga y que debe perfilarse bien con la salida del futbolista o con la firma de un nuevo contrato. De momento, esta última posibilidad, todavía no se ha tratado entre el club y el representante.