El portero del Real Mallorca, Dudu Aoute. | Joan Torres

4

La venta del Mallorca sigue paralizada. La negativa de Serra Ferrer a autorizar la venta de las acciones de Gabriel Cerdà Alemany a Dudu Aouate mantiene al club balear en una situación de parálisis casi absoluta.

En virtud del acuerdo de sindicación que suscribieron meses atrás Serra Ferrer y el actual presidente bermellón, Cerdà necesita que Serra firme un documento que le de vía libre para transferir sus acciones a Aouate. Durante la mañana del miércoles llegó el papel, pero sin la firma del Brujo de sa Pobla, que reclama a Cerdà que retire sus millonarias demandas por incumplimiento de sindicación.

La actitud de Serra está generando un gran malestar entre el entorno de Aouate, que habría dado de plazo hasta el próximo miércoles para que se desbloquee la situación. En este escenario, el consejo tiene previsto reunirse mañana con el nombramiento de un director deportivo en el orden del día.