Gabriel Cerdà y Serra Ferrer, en una imagen captada en el palco presidencial durante un encuentro esta temporada. | RCD.MALLORCA.ES

24

Llorenç Serra Ferrer y Gabriel Cerdà Alemany han rechazado durante las últimas horas la oferta de compra de sus acciones formalizada por Utz Claassen, que en breve podría dar por finalizada su alianza con el Brujo de sa Pobla, un pacto de mínimos sobre el que se sostiene actualmente la gestión del Real Mallorca.

El inversor alemán había trasladado a sus dos compañeros de consejo la opción de transferir de sus títulos de propiedad de forma inmediata a cambio de 500.000 euros, una cantidad que Claassen considera más que justa dada la precaria situación económica de la SAD balear. El germano también deslizó la opción de duplicar esta cantidad siempre y cuando el equipo lograra el ascenso a Primera División.

El díscolo Gabriel Cerdà, en una entrevista concedida a Canal 4, aseguró que no tenía intención alguna de deshacerse de sus acciones y además lanzó un órdago: «Ofrezo la misma cantidad por las acciones de Claassen». El presidente bermellón cuestionó además el procedimiento y las formas del teutón. «No me parece serio lanzar ofertas a través de la prensa... Yo también tengo a inversores que están dispuestos a poner dinero en el Mallorca, pero no quieren hacerlo mientras esté él en el consejo», añadió el presidente.

Serra Ferrer, por su parte, remitió durante la jornada de ayer un correo electrónico a Utz Claassen en el que le trasladaba su negativa a deshacerse de su porcentaje accionarial. En este escenario, la gran pregunta que planea sobre el Real Mallorca apunta directamente al futuro más inmediato de la entidad. Dehecho, Claassen ha dejado entrever su intención de no seguir cogestionando con Serra Ferrer, circunstancia que podría avivar la eterna guerra civil en la que se encuentra inmersa la entidad bermellona.

Cerdà aseguró también en el programa de televisión en el que tomó parte que no tiene intención alguna de abandonar la presidencia del club. «Yo sólo tengo interés por trabajar por el Real Mallorca, no me interesa nada más». El mandatario negó ningún acercamiento con Serra Ferrer, con quien mantiene un pacto de sindicación que mantiene el club en un laberinto.