Vicenç Grande, en su época de máximo accionista del club y presidente del Real Mallorca.

6

El consejo de administración del Real Mallorca por unanimidad va a solicitar la ejecución provisional de la sentencia contra Vicenç Grande y Martí Asensio que les obliga a reintegrar a las arcas del club 6,07 millones de euros. El expresidente y expropietario del Mallorca fue condenado en primera instancia el pasado jueves 14 de diciembre a abonar al Mallorca 5.386.004 millones de euros. Esta resolución ha sido recurrida ante la Audiencia Provincial y por lo tanto no es firme.

Sin embargo, el grueso del consejo de administración, es decir Serra Ferrer, Biel Cerdà, Pedro Terrasa, Utz Claassen y Pep Roig van de la mano en esta medida, que pretende que se embarguen los bienes y cuentas del promotor y que esto pueda suponer una vía de ingresos par la entidad balear.

Sin precedentes

Se trata de un acuerdo común y por unanimidad casi sin precedentes en el órgano de poder del club porque no es fácil encontrar motivos que unan a todos los consejeros con un mismo fin. Serra Ferrer, que prácticamenete siempre ha evitado manifestarse respecto a la gestión del anterior propietario y que incluso mantiene vías de diálogo tanto con él como con su entorno, ahora se ve en la necesidad de tomar una postura definitiva contra el expropietario en la defensa del Mallorca, sobre todo porque esto puede suponer una vía de ingresos muy importante para la SAD Balear ya que la cifra total supera los seis millones de euros, algo más mil millones de las antiguas pesetas.

La propuesta de la ejecución provisional de la sentencia es iniciativa de Pedro Terrasa, en representación de Luz&Sol y que es el segundo accionista de referencia del Real Mallorca. Pese a que es evidente el distanciamiento del que fuera director general del club con Serra Ferrer y también con Biel Cerdà, en este punto ha encontrado su apoyo incondicional porque la situación económica del Mallorca requiere de medidas extraordinarias y de hallar vías de ingresos más allá de los traspasos y de los canales habituales que proceden de los derechos televisivos y de los carnets de abonados.

Un detalle importante en esta petición de la ejecución provisinal de esta sentencia es que se ha decidido apartar de toda gestión al secretario del consejo de administración del club, Julián Carnicero, por ser considerado por el propio consejo de administración del Mallorca como una persona cercana a Grande. Por lo tanto el proceso judicial será encargado a un despacho de abogados externo que se responsabilizarán de llevar a cabo la petición de los miembros que forman la cúpula del Real Mallorca SAD.

La jueza María Encarnación González señaló en su sentencia a Vicenç Grande y Javier Martí Asensio como los principales culpables del concurso de acreedores del Real Mallorca SAD. La titular del juzgado de lo mercantil 2 de Palma, que hizo pública la sentencia el pasado 12 de diciembre, condenó a los antiguos máximos accionistas a devolver al club y a la masa activa del concurso un total de 6,07 millones de euros y a asumir el pago de las costas del proceso, además de inhabilitarles para administrar bienes ajenos durante 5 y 10 años, respectivamente. La resolución supuso otro duro golpe para Vicenç Grande. Fundamentalmente, porque da la razón a los administradores concursales, que acusaron al empresario mallorquín, consejero delegado del Mallorca entre los años 2005 y 2008, de haber agravado la insolvencia de la entidad rojilla, mediando «culpa grave», con desviación e incremento de gastos en el área deportiva.

El juicio, que tuvo lugar en el mes de octubre, fue el regreso a lo más intenso del 'grandismo' y se pudo escuchar de nuevo la voz del que fuera el propietario del conjunto mallorquinista en una época en la que los tribunales entendieron que se cometieron irregularidades de varios tipos.