Michael Pereira entrena con normalidad en Son Bibiloni, pero es consciente de que puede estar viviendo sus últimas horas como jugador del Mallorca.

Serra Ferrer activa la operación salida y ante la imposibilidad de desprenderse de Pedro Geromel y Antonio López, el directo deportivo ha decidido poner en el mercado a Michael Pereira y tratar de sacar un beneficio por su traspaso. El club balear habría dado poderes a un agente, que no es el que representa a Michael, para que llame a las puertas del fútbol español y europeo con el fin de acelerar la venta del jugador lo antes posible.

Si hasta la fecha el Mallorca había dado largas al centrocampista y a su representante y no quería escuchar ningún tipo de propuesta, ahora la situación ha sufrido un cambio radical y ante la insistencia del futbolista francés de abandonar la Isla, el club ha decidió poner en marcha otra pieza más en la ‘operación salida’.

Precio

Curiosamente hasta la fecha el Mallorca no ha tomado en consideración el interés, por ejemplo, del Granada, que comunicó con el club para conocer el precio del francés, pero no ha recibido respuesta. Tampoco el Rayo Vallecano ha conseguido entablar una vía de diálogo continuada con el club y prácticamente en la misma situación se encuentran equipos como Betis, Espanyol o Getafe, que también han mostrado un firme interés por entablar negociaciones para conseguir fichar al centrocampista del Mallorca.

Ahora, ante la necesidad de ingresar dinero para cubrir el presupuesto de 22 millones de euros, el Mallorca ha puesto al jugador a la venta y lo está ofreciendo a varios equipos del fútbol europeo confiando en que durante esta semana pueda darse solidez a alguna propuesta en firme y que sea del interés de conjunto mallorquinista.
Pereira está sufriendo una situación difícil en el Mallorca porque la relación con el director deportivo es inexistente, pero además esa relación le está causando otro tipo de problemas colaterales de carácter económico. El club todavía no le ha liquidado toda la pasada temporada y además Michael se encuentra desamparado ante un problema con la Agencia Tributaria, un conflicto donde no ha encontrado el apoyo de la entidad por la que trabaja. Sumando unas cosas y otras, Pereira está sufriendo mucho a nivel personal, más allá de que mantiene un comportamiento profesional en entrenamientos y partidos, pero se hace difícil llevar el día a día cuando la relación con los responsables del club es inexistente y no encuentra salida a los problemas que van acumulándose.

Por lo tanto, a la marcha de Javi Márquez, que parece inminente dependiendo de la negociación con el Elche, el caso de Michael Pereira sigue abierto y el francés también puede abandonar el club balear en breve, aunque la intención del Mallorca no es regalarle y tratar de sacar un beneficio económico que permita oxigenar sus cuentas.
El futbolista, que ni en su época en el filial ni tampoco en su primer año con Laudrup tuvo problema con el club, ha visto como tras la marcha del danés los conflictos empezaron a darse de forma continua hasta que en estos momentos podría calificarse la relación de insostenible. El jugador no se opondrá a la salida al club con el que finalmente pueda llegarse a un acuerdo, aunque finalmente él tendrá la última palabra.