Un jugador del Cambuur conduce el esférico ante la presencia del mallorquinista Álex Moreno durante el encuentro de ayer. g Foto: RCD MALLORCA

7

SC CAMBUUR, 0 - REAL MALLORCA, 1


SC CAMBUUR: Swinkels, Laan, Pereira, Bakker, Barto, Moorsel, Feldballe, Schokker, Dijkstra, Bijker y Leeuwin.

REAL MALLORCA: Miño, Company, Sergio Díaz, Charlie Took, Agus, Martí, Tià Sastre, Álex Moreno, Nsue, Cedric y Víctor.

También jugaron:

Ximo, Gerard Moreno, Javi Márquez, Aki, Nunes, Bigas, Alfaro, Kevin y Thomas

Árbitro: Richard Liesneld. Mostró cartulina amarilla a Christovao

Gol:

0-1, minuto 35, Tià Sastre.

Javier Juan

El Real Mallorca concluyó su stage en Holanda con buenas sensaciones tras vencer por 0-1 al Cambuur Leuwander de la liga holandesa. El conjunto de José Luis Oltra logró la victoria tras un partido aburrido y gracias a un gol de Tià Sastre, que remató a placer al aprovechar el despeje del portero rival despues de una buena jugada de Álex Moreno.

El Mallorca salió de inicio con Miño en la portería y un once repleto de jugadores del filial. Los primeros minutos fueron una muestra de lo que iba a ocurrir el resto del partido, ninguno de los dos equipos conseguía controlar el partido y llegar a la portería contraria con cierto peligro. La primera ocasión importante del encuentro no llegó hasta el minuto 22. El árbitro no señalo un penalti en el área del Cambuur por unas manos claras después de una falta sacada por Martí.

Oportunismo

Justo cuando peor lo estaba pasando el equipo de Oltra llegó el único gol del partido. En el minuto 35, Álex Moreno se internaba entre la defensa rival tras una gran jugada y chutaba a portería delante del portero, Tià Sastre recogió el despeje del guardameta y remató a puerta vacía desde el punto de penalti. A partir de ahí, el Mallorca dominó los minutos que restaban para acabar la primera parte y pudo conseguir el 0-2 después de que Cedric fallara un mano a mano tras un gran pase de Emilio Nsue.

El segundo período discurrió exactamente igual. El equipo recién ascendido a la Eredivisie intentaba controlar el balón, pero apenas lograba tener ocasiones de gol y el conjunto bermellón no conseguía elaborar con precisión sus jugadas. En el minuto 52, Martijn Barto perdonaba el empate al rematar de tacón en el área pequeña. El Mallorca no se acercó a la portería contraria hasta el minuto 70 con un remate de Víctor en jugada ensayada que salió desviado por un defensa.

Oltra siguió el mismo guión que el del partido frente al Lokeren y cuando faltaban 20 minutos para finalizar el encuentro cambió a todo el bloque, entrando el resto de jugadores de la plantilla, menos Aouate y Pereira. Con este nuevo once, el Mallorca empezó a recuperar el balón y a controlar el juego, pero los últimos instantes del encuentro tampoco ofrecieron nada interesante.