Serra Ferrer (fila inferior derecha), en el palco durante el último partido disputado por el Mallorca en Son Moix. | Jaume Morey

10

Serra Ferrer ratificó anoche a Joaquín Caparrós en su puesto y afirmó que el andaluz se sentará en el banquillo en Anoeta. También el director deportivo indicó que con la actitud exhibida ayer, los buenos resultados llegarán y pidió a la hinchada que tengan «fe» en el grupo.

Sobre la reacción de un sector de la grada exgiendo la marcha de Joaquín Caparrós, el máximo accionista expresó su «respeto» por la opinión del público. «La afición es soberana y hay que entenderla y respetarla, pero se cruzan muchas cosas que hay que tener en cuenta como el comportamiento del equipo», dijo el pobler, que observó que «espero que no tengamos que tomar esta decisión (el cese del entrenador)». Además, también añadió que «quiero transmitir a la afición que no hay que perder la fe. Seguro que no le defraudaremos», comentó. El director deportivo dejó claro que «Caparrós no será destituido» añadiendo que será el técnico en Anoeta el domingo. Por su parte el entrenador indicó que él sigue con fuerza para sacar esta situación adelante. En rueda de prensa, el técnico andaluz manifestó respecto a su continuidad que personalmente «me siento fuerte».

«Yo estoy fuerte, pero todos conocemos la ley del fútbol», señaló Caparrós, que sin embargo y pese a los malos resultados que está cosechando su equipo, sigue manteniendo la confianza de Serra Ferrer y Gabriel Cerdà. «El equipo lo está dando todo pero sin recompensa. Si yo le viera apático, creería, entonces, que mi mensaje no está llegando al vestuario, pero en absoluto es así. Hay que apretar los puños y seguir, no conozco otro camino», precisó el entrenador del Real Mallorca a la conclusión del encuentro disputado ante el Málaga. Con semblante serio y consciente de que la situación deportiva es muy delicada, el técnico intentó transmitir su fuerza y su tesón para seguir adelante, reconoció que el equipo tuvo una buena actitud, que sus futbolistas lo dieron todo, pero hubiera preferido jugar peor y conseguir los tres puntos en juegto. «Ya me hubiera gustado jugar horrible y ganar de rebote, porque los profesionales vivimos de los resultados. Lo cierto es que se nos ha escapado una nueva oportunidad, pero debemos seguir peleando», indicó el entrenador del Real Mallorca. Para Caparrós, uno de los problemas de su equipo es que está encajando demasiados goles.

«Es algo que debemos mejorar, tenemos que ser más contundentes atrás porque arriba creamos ocasiones; ante el Málaga, el equipo se rehizo tras el 0-2 y nunca le perdió la cara al partido», añadió el técnico mallorquinista.

PELLEGRINI

«El Mallorca saldrá de esta situación»

El entrenador del Málaga, Manuel Pellegrini, manifestó que el Mallorca, a raiz del uno a dos, «se agrandó, tomó confianza, y en el segundo tiempo hubo una acción decisiva, el gol de tiro libre que permitió al rival tomar nuevo impulso». Para el chileno, el equipo de Caparrós está «capacitado para salir de esta situación». «El Mallorca es un equipo ordenado, que sabe bien a lo que juega y es ordenado», dijo.