Pep Lluís Martí, en una imagen de archivo. | RCE MALLORCA

6

El capitán del Mallorca Josep Lluís Martí ha admitido hoy tras la sesión de entrenamiento en las instalaciones de Son Bibiloni que el 0-5 encajado ante el Real Madrid en el Iberostar Estadio ha supuesto un duro golpe para la plantilla, y ha subrayado que todos están tristes.

«No esperábamos un resultado tan abultado. Sabíamos que sería un partido complicado, ante un rival muy difícil y que nos pondría las cosas muy difíciles, pero todo empezó de la peor forma posible (con un grave error defensivo)», ha señalado Martí.

El veterano centrocampista balear, de 37 años, ha insistido en la rueda de prensa en que sus compañeros y él intentaron lograr «el mejor resultado posible».

«Sí, es cierto que cuando un rival te marca un gol en los primeros minutos, te condiciona mucho el partido», ha precisado.

«En este caso, el Real Madrid logró la confianza y tranquilidad que necesita para afrontar lo que quedaba de encuentro. Allí fue donde nosotros no encontramos la capacidad para robar el balón y presionarlos más agresivamente para contrarrestar la tranquilidad con la que ellos movían el balón. El fútbol tiene estas cosas y evidentemente ante un rival de esa calidad es más difícil», ha subrayado Martí.

Con respecto a las cuatro derrotas seguidas ante el Getafe, Granada, Sevilla y Madrid, Martí ha afirmado que lo importante «es romper esa dinámica lo antes posible».

«Ahora lo principal es lograr un buen resultado en la Copa (el jueves en el partido de ida ante el Deportivo en Riazor) para que el equipo tenga mejores ánimos de cara al partido de Liga del domingo», también contra el Deportivo en Coruña», ha señalado.