Erik Larsen (izquierda) y Michael Laudrup (derecha), en una imagen de archivo. | Carlos Román

11

El Juzgado Social nº1 de Palma ha declarado improcedente la destitución del segundo entrenador del RCD Mallorca Erik Larsen, mano derecha de Michael Laudrup cuando el danés ocupaba el cargo de técnico del equipo bermellón, por lo que el Mallorca deberá indemnizarle con 113.069 euros, el sueldo que dejó de percibir hasta el final de temporada.


Larsen fue destituido el pasado 26 de septiembre tras acusar al máximo accionista y vicepresidente del Mallorca, Lorenzo Serra Ferrer, de «mala persona» y de declarar que quería «controlarlo todo», en declaraciones a la web de fútbol danés 'sporten.dk'. La juez encargada del caso ha dictaminado que las presuntas declaraciones vertidas por el técnico son inexistentes ya que «no se practicó prueba alguna tendente a acreditar la veracidad, en cuanto a la efectiva realización por parte del actor, de las declaraciones aludidas».

Además, añade que «el hecho de que una determinada información aparezca publicada en un medio de comunicación no implica por sí la veracidad de la misma». El fallo judicial también clarifica que en el supuesto de haberse producido tales declaraciones «tampoco se consideraría que las mismas revistieran una gravedad suficiente para llevar aparejada la máxima sanción en el ordenamiento laboral, como es el despido disciplinario».

Ante estos hechos el Real Mallorca tendrá que indemnizar a Erik Larsen con 113.069 euros, que corresponden al sueldo que el técnico dejó de percibir hasta el final de la temporada al ser destituido de su cargo. Esta compensación supone la práctica totalidad de la cantidad que la defensa del entrenador demandó ante la improcedencia de su despido.
El fallo de la sentencia, emitida el pasado 29 de mayo, pero notificada este jueves a las partes, resulta recurrible ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares.