Utz Claassen atiende a los medios de comunicación al término de la reunión del consejo de administración del

22

Por segunda semana consecutiva, Utz Claassen abandonó el consejo de administración del Real Mallorca con un puñado de dudas sin resolver en su misterioso maletín. El grupo de Serra Ferrer volvió a ganar tiempo, a lograr otra prórroga , y salió indemne del frustrado interrogatorio que el consejero alemán tenía previsto esparcir sobre la mesa. La propiedad mallorquinista le esperó con un dossier del caso Alfaro ... y poco más. Al término de la cumbre, que se pospone de nuevo siete días más por inconclusa, Claassen aseguró que insistirá para que le aclaren todas las cuestiones que ha planteado a Serra Ferrer.

«Tras la segunda carta remitida al consejo, he podido tener acceso al escrito de la administración concursal del pasado 12 de diciembre, referente a Alejandro Alfaro, y el señor secretario también ha aportado más documentación referente a este tema que nunca habíamos visto. Ahora hay más transparencia sobre este proceso, aunque todavía falta conocer los resultados de la auditoría», indicó el consejero y accionista alemán. Claassen señaló que apenas le habían contestado a «una parte pequeña» de sus preguntas y que todavía espera la mayoría de las contestaciones. La semana que viene ampliaremos, al menos ese es mi deseo, la transparencia que necesitamos. Hoy los consejeros hemos recibido muchas informacione que deberíamos haber recibido antes».

En cuanto a sus opciones de ampliar su cuota de poder en el accionariado, el alemán apuntó: «Todos los accionistas, tengan el 1% o el 99%, tienen derecho a la misma transparencia y profesionalidad. Para mí lo que cuenta en un club es la solidez, mucho más que la estructura de acciones. Hace un año, cuando tenía el 10%, era feliz y dije que si alguien me ofrecía más, lo analizaría. Pero nunca presioné a nadie. Hoy, soy feliz con un 20%, y si alguien me ofrece más, lo analizaría y consideraría comprar más».

Pero Claassen alzó la voz cuando se le preguntó por el precio de las acciones y si le engañaron. «Me informaron que todos habían comprado sus acciones a un precio correspondiente a 5 millones de euros al 100%. Me sorprendí cuando leí en la prensa que el precio podía haber sido de 2 millones. Ahora quiero aclarar esta cuestión. No dudo sobre la honradez de Serra Ferrer y Jaume Cladera, pero me deben demostrar que dicen la verdad. Si, en cambio, no es así, tenemos un problema muy grave. No obstante, prefiero esperar. Estoy convencido que ellos (por Serra y Cladera) serán capaces de aportar pruebas para demostrar que me dijeron la verdad. Si no...». La guerra continuará.

Pasa a la página siguiente

Viene de la página anterior