José Manuel Flores, Chico. | Monserrat

José Manuel Flores, Chico, se perfila como el sustituto de Pau Cendrós sobre el tapete de Vallecas. El gaditano, que está completando una temporada excelente desde la posición de central, podría ser desplazado por Caparrós hacia el carril derecho para cuadrar la defensa rojilla de cara al decisivo partido ante el Rayo. La falta de confianza del técnico en el otro lateral derecho del grupo, Gianni Zuiverloon, propiciaría así un nuevo reajuste en la zaga, que se abrocharía con la irrupción de José Carlos Nunes al costado de Ramis.

La baja de Cendrós, que vio ante el Real Madrid la quinta amarilla del curso, va a sacudir la pizarra del técnico en un momento comprometido. Con el equipo incrustado en dos frentes (el domingo se juega la posibilidad de seguir acercándose a los puestos de descenso y el miércoles, su futuro en la Copa) y el depósito de la plantilla a prueba, el técnico mallorquinista está obligado a medir muy bien todos sus movimientos. En principio, Zuiverloon debería ocupar esa plaza, ya que se trata del único recambio natural que habita en el plantel, pero la relación entre el holandés y el entrenador no atraviesa por su mejor momento y todo apunta a que será Chico quien apure la banda ante el Rayo Vallecano.

Por otra parte y en relación a la información publicaba ayer por este diario en la que se desvelaba el enfrentamiento que mantuvieron Caparrós y Zuiverloon durante el descanso del último partido ante la Real, el entorno del jugador asegura que fue el técnico quien se abalanzó sobre el holandés.