Los jugadores del Mallorca, durante el partido ante el Racing. | J. Lladó

20

Apartado ya de esa ansiedad derivada de estar dos meses apartado de la victoria, el Mallorca recupera esta tarde el pulso de la Liga con una sonrisa pegada al rostro. Después de asear sus números y de volver a cargar el depósito de la autoestima, los baleares encadenan una nueva representación en su estadio, recibiendo esta vez a uno de los históricos de la Liga. El Athletic, que había realizado sus cuatro últimos desplazamientos a Palma de la mano de Joaquín Caparrós, emerge hoy en el Camí dels Reis tras interrumpir de forma sorprendente su buena racha de resultados en el torneo doméstico y lo hace para poner a prueba la rehabilitación isleña en una cita cargada de referencias interesantes (Iberostar Estadi, GolT, Canal Plus Liga 2, 20.00 horas).

El Mallorca vuelve a la carga impulsado por su triunfo a costa del Racing, aunque la imagen que proyectó ante el conjunto cántabro tampoco ha disuelto las dudas con respecto a su futuro. El equipo ganó, resolvió sus urgencias y se quitó una losa de encima, pero se movió siempre a tirones y acabó pidiendo la hora ante uno de los oponentes con menos entidad de la Liga. De hecho, el público del Iberostar le dedicó incluso algunos silbidos durante el primer tiempo, cuando su atasco resultaba más que evidente. Sin embargo, el cuerpo técnico y la plantilla confían en que el hecho de haberse liberado de las cadenas les ayude a encontrar definitivamente el camino y mirar, ahora sí, hacia arriba.

Caparrós ha citado a diecinueve futbolistas para reencontrarse con su pasado. Más que nada, para cubrirse las espaldas en la portería, donde las molestias de Aouate habían generado cierta preocupación. Para ahorrarse sobresaltos de última hora el utrerano ha incluido al canterano Yeray, pero si el israelí está listo para situarse bajo el larguero será descartado antes del encuentro.

El técnico rojillo, que medita alinear otra vez a Álvaro en ataque, tendrá que hacer cambios en defensa para compensar la baja por sanción de Bigas y recuperará de nuevo a Pablo Cáceres, inactivo desde el pasado 25 de septiembre. Junto a él se suma al colectivo el portugués Nunes, aunque parece poco probable que actúe de inicio. Sin embargo, no podrá contar con Castro, Alfaro y Kevin, todos ellos lesionados, y ha dejado al margen a Joao Victor y Crespí.

El Athletic aterriza con la necesidad de recuperar el terreno perdido después de caer de forma inesperada en San Mamés ante el Granada. El resbalón atajó una serie de once partidos sin perder y detuvo el trayecto rojiblanco hacia la pasarela europea, de la que ahora le separan dos posiciones y cuatro puntos.

Los vizcaínos llegan también debilitados por la ausencia de Fernando Llorente, aquejado de molestias en la rodilla derecha desde hace varias semanas. El que sí estará es Ander Herrera, que se ha recuperado a tiempo de la gastroenteritis que le sobrevino tras partido ante e Slovan y que le obligó incluso a pasar la tarde del viernes ingresado en una clínica.