El entrenador del RCD Mallorca Joaquín Caparrós (d) da instrucciones al centrocampista Emilio Nsue (i) durante el partido. | Efe

10

El entrenador del Real Mallorca, Joaquín Caparrós, ha calificado como «lamentable» los hechos ocurridos esta noche en Los Cármenes que han provocado la suspensión del partido que medía a su equipo ante el Granada CF, destacando que «estas cosas hay que cortarlas tajantemente en el fútbol».

«Es lamentable y una pena porque había un buen ambiente en el estadio», ha explicado Caparrós en sala de prensa después de que el Granada-Mallorca se haya suspendido en el minuto 60, con 2-1 en el marcador, al sufrir uno de los asistente del árbitro Clos Gómez el impacto de un paraguas lanzado desde la grada.

El técnico del Mallorca ha añadido que «estas cosas hay que cortarlas tajantemente en el fútbol» después de que «parecía que se habían cortado en los últimos años».

Sobre el encuentro, Caparrós se ha limitado a decir que «en dos jugadas muy infantiles se nos va el partido, no podemos permitirnos ese tipo de acciones. Las ocasiones más claras habían sido nuestras».

El entrenador del Granada CF, Fabri González, ha comentado que «nos invade una profunda tristeza» porque «es una pena que estas cosas pasen».

Fabri ha comentado que «no se puede juzgar a una ciudad ni a una afición por un desalmado» y pensaba que «se iba a reanudar el partido tras quince o veinte minutos» porque «habiendo un cuarto árbitro creo que se iba a seguir».