De Guzman. | Monserrat

37

El futbolista canadiense Jonathan de Guzmán será nuevo jugador del Villarreal si el Mallorca le halla sustituto en las próximas horas tras el acuerdo alcanzado hoy por las tres partes.

En una reunión celebrada en las oficinas del Iberostar Estadi, De Guzmán, su representante y el máximo accionista del Mallorca, Lorenzo Serra Ferrer, habrían pactado las condiciones para que el centrocampista refuerce al Villarreal.

De Guzmán ha aceptado renunciar al porcentaje que le correspondía, y el Mallorca ingresará, de esa manera, los ocho millones de euros netos que exigía al Villarreal.

El mercado de fichajes se cierra esta noche, y el club balear apura las últimas horas para inscribir a un centrocampista que cubra la baja de De Guzmán, tal y cómo ha planteado el técnico danés Michael Laudrup.

De Guzmán, que hoy no ha participado en la sesión de entrenamiento celebrada en las instalaciones de Son Bibiloni, fue el autor del gol -con rebote incluido- que le dio el triunfo al Mallorca la pasada jornada de Liga ante el RCD Espanyol.

Último episodio del culebrón

El culebrón De Guzman rodará hoy su último episodio, el definitivo. El Villarreal, que lleva más de un mes tras los pasos del jugador del Mallorca, da por hecha su llegada a El Madrigal y confía en perfilar antes de medianoche un traspaso con el que abrocharía del todo su nueva plantilla.

Los castellonenses han ofrecido ocho millones de euros a través del agente del futbolista y aunque el Mallorca exige que esa cantidad debe ser íntegra para sus arcas (el canadiense conserva un 20% de sus derechos y le corresponde ese porcentaje de la operación), confían en solventar ese punto durante las próximas horas para poder inscribir al jugador ante la Liga de Fútbol Profesional (LFP).

El Villarreal ha apurado al máximo los plazos en busca del sustituto de Santi Cazorla, traspasado este verano al Málaga por algo más de veinte millones de euros. Desde entonces, el elegido por Juan Carlos Garrido para ocupar esa plaza había sido

De Guzman, pero la negativa del Mallorca a negociar con el club amarillo ha provocado que una y otra parte fueran consumiendo jornadas estirando la cuerda. Los de El Madrigal, que cerraron el acuerdo con el centrocampista rojillo a finales de julio, no estaban dispuesto a llegar a la cantidad que reclamaban desde Son Moix, pero las dificultades que han encontrado al seleccionar otras alternativas le han llevado a incrementar su última propuesta a ocho millones.

El Mallorca, sin embargo, pretende cobrar de forma íntegra esa cantidad y, en esa dirección, el Villarreal espera que los representantes del futbolista reduzca sus pretensiones para cerrar la venta.