1

Michael Laudrup afirmó ayer que su equipo intentará puntuar el domingo ante el Levante, al que calificó de rival «directo» en la lucha por la permanencia. El danés, que confía en disponer de todos sus efectivos para el encuentro, destacó el buen hacer del conjunto valenciano en la segunda vuelta del campeonato y no quisto entrar en polémicas cuando fue cuestionado sobre la posibilidad de que el Bayern Múnich intente hacerse con sus servicios al final de la presente temporada.

«Entramos en una semana muy importante antes del parón (de la Liga). Jugamos a partir de ahora partidos contra rivales directos como el Levante, al que algunos daban como favoritos para bajar a Segunda y está haciendo un inicio de segunda vuelta fenomenal, sobre todo en su campo», declaró Laudrup.

El escandinavo añadía con respecto al conjunto 'granota': «Están en una dinámica que no creen que puede perder al haber ganado a Espanyol y Getafe y consiguiendo un gran resultado en Villarreal; sorprende su segunda vuelta y quieren mantenerse ahí».

Según Laudrup, «el Levante está en una racha de resultados positivos con un ambiente bueno en la ciudad para salvarse; han vivido toda la temporada creyendo que bajaban y su segunda vuelta es para respetar».

Laudrup también opinaba sobre el 'hombre-gol' del Levante, el ecuatoriano Felipe Caicedo. «Es un delantero en racha pero tenemos dos centrales que le van a vigilar. La atención es parte importante del fútbol y se es consciente que hay que estar atentos desde minuto uno», señalaba.

En cualquier caso, el danés dejó claro que su objetivo iniciar es salir a por los tres puntos: «No me gusta dar por bueno un empate antes de empezar un partido, después ya veremos. Nunca he salido a jugar buscando solo un puntos y los únicos que sabían hacerlo bien eran los italianos. Nosotros no estamos para eso».

El preparador mallorquinista, que aseguró tener la cabeza únicamente en su equipo pese a los cantos de sirena de la Bundesliga, espera disponer todos sus efectivos, aunque deberá apurar el plazo, ya que advirtió que «hay un par de jugadores que han tenido problemas durante la semana».