Gregorio Manzano Ballesteros, exentrenador del Mallorca, en una imagen de archivo. | ultimahora.es

7

Gregorio Manzano Ballesteros se ha metido de nuevo en arenas movedizas. El exentrenador del Mallorca admitió, en el transcurso de una entrevista concedida a Canal 4, que aspiraba a lograr un acuerdo preferente para que el club balear le abonara la totalidad de su millonaria ficha en pleno proceso preconcursal. El técnico jienense aspiraba a que Mateu Alemany buscara alguna solución para dejarle al margen del concurso de acreedores y le amenazó con interponer una demanda.

«Si Mateu me hubiera ofrecido un aplazamiento, un acuerdo, no hubiéramos tenido que llegar a nada. No se por qué él no ha tenido nunca la voluntad de pagar. Hizo que mis abogados vinierana una reunión cuando ya había presentado el concurso. A partir de ahí se ha informado que nosotros queríamos ir en contra del Mallorca», aseguró al actual preparador del Sevilla FC en un gesto de supina torpeza.

Revés

Manzano pretendía que Alemany cometiera una ilegalidad para embolsarse unos dos millones de euros, pero el por entonces propietario de la SAD balear optó por no complacer las pretensiones del técnico y situarle en igualdad de condiciones respecto al resto de integrantes del cuerpo técnico y plantilla profesional del Real Mallorca.

El otrora preparador bermellón confirmó así lo publicado por Ultima Hora el pasado 19 de octubre, cuando este rotativo informaba de las pretensiones de Manzano a la hora de obtener un «trato preferencial» y quedarse fuera del concurso de acreedores, asegurándose así el cobro íntegro de sus emolumentos.

El andaluz inició sus movimientos en febrero de este año, cuando Alemany -entonces propietario-, presentó una declaración de insolvencia, tras lo cual, el entrenador decidió hacerse con los servicios del bufete Cuatrecasas, persiguiendo presionar al Mallorca para conseguir la finalidad de apartar su millonaria ficha del concurso de acreedores.

El partido que el Mallorca disputó en Zaragoza marcó el inicio de los contactos entre Alemany y los representantes legales de Manzano, quienes llegaron a sugerir al dirigente que una futura propiedad se hiciera cargo de la ficha de su cliente, buscando un «trato preferencial» para Manzano, a la caza de ese beneficio. Al ser una maniobra ilegal, instaron a Alemany a hallar una argucia legal que permitiera al preparador cobrar la totalidad de su ficha. Pero al saber que iba a recibir igual trato que el resto de acreedores, el ahora entrenador sevillista amenazó con presentar una demanda contra Mateu Alemany y algunos exconsejeros -hecha realidad-, reclamando la deuda (unos 2'2 millones) que con él tiene la entidad, incluyendo la que también mantiene con su ayudante, Gonzalo Hurtado.