Antoni Tugores fue detenido en octubre de 2008. | Alejandro Sepúlveda

5

El letrado Antoni Tugores, quien ha comparecido ante el juez como querellante por su detención presuntamente ilegal en octubre de 2008, ha afirmado que el procedimiento que se llevó a cabo fue «desproporcionado» y contó con un despliegue policial «innecesario», al tiempo que ha hecho hincapié en que durante las 18 horas en las que permaneció privado de libertad en dependencias de la Policía Local no fue informado en ningún momento de los motivos de su arresto.

Durante su declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 2, Juan Ignacio Lope Sola, Tugores, quien fue detenido por considerar que había participado en la falsificación de un atestado pese a que finalmente esta causa fue archivada por la Audiencia Provincial al no apreciar delito alguno, ha relatado de forma pormenorizada cómo sucedieron los hechos y ha incidido en la repercusión y los perjuicios que le ocasionó la detención, efectuada en su propio despacho, ubicado en la concurrida avenida de Jaime III, hasta donde se desplazaron «como mínimo» cuatro agentes con un furgón policial.

En este sentido, el abogado ha recalcado que de ningún modo el trato que recibió «fue exquisito ni correcto», en contra de lo defendido por los policías que practicaron la detención y contra quienes decidió querellarse. Y es que, tal y como ha aseverado ante el magistrado, todo debió suceder en otras circunstancias teniendo en cuenta que no contaba con antecedentes penales, de modo que si hubiera sido informado previamente «me hubiera personado yo mismo en dependencias policiales».

Tugores, que ejerce la acusación particular a través del letrado Llorenç Salvà -junto al Colegio de Abogados de Baleares, también personado-, ha hecho hincapié en que durante las horas en que estuvo detenido -desde las seis de la tarde hasta las doce del mediodía siguiente, cuando pasó a disposición judicial- la Policía ni siquiera efectuó diligencia ni investigación alguna, pese a que la Ley establece que una detención no puede prolongarse más allá del tiempo estrictamente necesario para realizar las pesquisas y averiguaciones oportunas.

Es más, ha afirmado que mientras él desconocía los motivos del arresto, desde la Policía emitieron una nota de prensa a los medios de comunicación explicando lo sucedido, motivo por el que, además de querellarse por un delito de detención ilegal, también lo hizo por revelación de secretos.

En esta misma línea también ha prestado declaración como testigo el socio director del Bufete Buades -al que pertenece Tugores-, Joan Buades, quien estaba presente en el momento de los hechos y que también los ha tildado de «desproporcionados». Sin embargo, tres de los ocho policías contra los que va dirigida la querella y que también han comparecido este jueves han reafirmado que el trato dispensado fue correcto y «absolutamente legal».