El ex presidente del Mallorca, Vicenç Grande, en una foto de archivo. | Pere Bota

16

Los auditores que escrutan las cuentas del Real Mallorca alucinan con la gestión realizada por Vicenç Grande. Según la información a la que ha tenido acceso Ultima Hora los encargados de analizar el estado financiero del club balear tildan de «suicida y descerebrada» la dirección del ex propietario de la SAD, fundamentalmente durante los dos últimos años de su mandato.
La due diligence -una radiografía completa de la sociedad que no se limita únicamente a temas financieros como el caso de una auditoría- encomendada por el grupo de Serra Ferrer arrancó el pasado lunes en las oficinas del estadio de Son Moix.
Los auditores y abogados encargados para realizar la fotografía clara de la situación económica de la sociedad, formado por cinco personas, dos hombres y tres mujeres, dieron ayer por concluida la primera fase de esta due diligence que reanudarán el lunes. Se espera que a finales de la próxima semana, los resultados puedan estar listos.
El nombre de Fernando Pons Niza es uno de los más pronunciados por los auditores. Durante los cinco días que llevan analizando la sociedad, el contrato del director deportivo ha sido uno de los temas más calientes de la due diligence. Según la información conocida por este periódico, los auditores se muestran «sorprendidos» porque de la noche a la mañana los emolumentos del ex jugador del Murense se multiplicaran de forma escandalosa, pasando de percibir unas cantidades normales por su trabajo, a ser el empleado mejor pagado del club. Asimismo, consideran que el millón de euros de gratificación que percibió de Vicenç Grande, con la entidad en concurso de acreedores, resulta perjudicial para la masa. Es decir, que Pons debería devolver dicho premio aunque esta decisión corresponde únicamente a los administradores concursales.