Mateu Alemany, presidente del RCD Mallorca. | T. Monserrat

1

El Real Mallorca ha presentado esta mañana en el juzgado de lo mercantil número 2 de Palma su solicitud de declaración de concurso voluntario de acreedores para hacer frente a una deuda que se sitúa entre los 50 y los 60 millones de euros.

Según ha confirmado un portavoz de la entidad, el club ha acompañado su solicitud con toda la documentación económica acreditativa de su situación financiera.

El propietario del Mallorca, Mateu Alemany, había comunicado el pasado mes de febrero al juzgado su intención de pactar con los acreedores del club un calendario de pagos para hacer frente a la falta de liquidez de la tesorería «rojilla».

Esa intención la ratificó la semana pasada al término de un consejo de administración que aprobó por unanimidad acogerse a un concurso que el propio Alemany calificó de «solución y no un problema» para la entidad.

Alemany ha hecho pública en varias ocasiones la asfixiante situación económica de la entidad para hacer frente a sus compromisos más inmediatos, entre ellos deudas con la Agencia Tributaria y el pago de las nóminas de futbolistas y el cuerpo técnico encabezado por el técnico Gregorio Manzano.