Rafael Nadal (top) of Spain moves to a ball at the net against Juan Martin Del Potro of Argentina on his way to winning their men's singles final match at the BNP Paribas Open ATP tennis tournament in Indian Wells, California, March 17, 2013. REUTERS/Danny Moloshok (UNITED STATES - Tags: SPORT TENNIS) TENNIS-INDIAN/MEN | DANNY MOLOSHOK

0

Diecisiete victorias en 18 partidos, tres títulos en cuatro finales, pleno de victorias ante jugadores del top ten o el ascenso en el ranking dejan al descubierto la respuesta que ha ofrecido Rafael Nadal a las dudas que suscitaba su regreso a la competición tras siete meses alejado de las pistas. La rodilla ha respondido y su juego más aún. El mallorquín ha ofrecido su mejor versión desde el éxito en Acapulco y ha confirmado su vuelta al primer nivel en Indian Wells confirmando su regreso al primer plano. La reconquista de la tierra le espera.

Ni él, ni su equipo, ni nadie podía augurar una vuelta como la que ha protagonizado desde Chile. Era impensable, entre otras cosas, porque no hay precedentes de un regreso tan brillante tras un período sin competir tan prolongado. Ha superado las expectativas con creces reforzando su confianza y dando mayor valor al trabajo realizado lejos de los focos y las pistas. El mallorquín vuelve a sentirse competitivo al primer nivel y ha demostrado estar en condiciones de empezar los torneos con opciones de pelear por la victoria. Con un juego muy agresivo, el balear ha firmado su mejor inicio de siempre con 17 triunfos en 18 partidos en los que ha superado a jugadores como Ferrer, Federer, Berdych o Del Potro.

Ahora dispone de unos días para saborear el éxito y para revisar sus rodillas. Nadal tiene que ponerse bajo la atención de los médicos para comprobar la evolución presentada por sus articulaciones. El dolor no ha desaparecido, pero él mismo ha asegurado que le ha dejado jugar sin limitaciones en algunos encuentros. La adrenalina y la ilusión por su vuelta han mitigado unas molestias que debe evaluar estos días antes de volver al trabajo para prepara el Masters 1000 de Montecarlo, que empieza el próximo 14 de abril.

Clasificación

Rafael Nadal dio ayer un paso al frente en la clasificación mundial de la ATP, pero su estancia en la cuarta plaza durará dos semanas. El mallorquín regresará al quinto escalón del ranking mundial una vez que concluya el torneo de Miami, ya que su renuncia al segundo Masters 1000 de la temporada le supondrá un recorte de 360 puntos como semifinalista que propulsará de nuevo a David Ferrer. Y Nadal tendrá prácticamente imposible escalar posiciones una vez que arranque la temporada de tierra europea, ya que defiende los títulos en todos los torneos que debe disputar a excepción del de Madrid.

Sin embargo, lo especialmente llamativo es el hecho de que Nadal ya se ha situado como segundo mejor tenista del año a pesar de haberse perdido la cita que más puntos reparte (Australia). Solo Djokovic ha logrado mejores resultados que el balear en lo que llevamos de 2013. La Race, es decir, la clasificación que contabiliza los puntos desde el inicio del curso, tiene a Djokovic como líder (2.900) seguido por Nadal (1.900), Ferrer (1.770), Murray (1.415) y Del Potro (1.415).

Además, el botín de puntos acumulado en el desierto californiano representa una importante porción de los que hacen falta para alcanzar las Finales ATP de Londres, la meta a largo plazo que el balear tiene establecida. A medio plazo es Montecarlo y a corto volver al día a día en Manacor para retomar los entrenamientos en breve después de haber cumplido con nota en su primera transición de arcilla a cemento.

La vuelta soñada se ha visto redondeada por estadísticas que multiplican el valor de sus éxitos. Los 600 triunfos en la ATP y el récord de Masters 1000 (25) adornan un regreso de ensueño.