Imagen de la inauguración de la Universiada 99, en Son Moix. | Tomás Monserrat

La Universiada 99 ya es, definitivamente, historia. Tras reactivarse meses atrás y por parte de Cort el proceso de liquidación de la Fundación que gestionaba el evento, que tuvo como epicentro Palma durante el mes de julio de 1999, el Patronato de la misma ha acordado la extinción de la entidad, liquidando a la vez la deuda con el Ajuntament de Palma y la Universitat de les Illes Balears (UIB), dos de las instituciones implicada, a las que hay que unir al Govern, Consell de Mallorca y Consejo Superior de Deportes.

Este jueves, el Patronato de la Fundación Juegos Mundiales Universitarios Palma 99 ha mantenido una reunión formal en el Consistorio de Ciutat con el objeto de dar luz verde a su extinción, procediendo a la vez a aprobar la distribución de la deuda pendiente -de acuardo con la Llei de Fundacions-. De esta manera, el Ajuntament de Palma recibirá 734.889'94 euros, por el uso de las instalaciones deportivas municipales y otros conceptos, saldándose así una cantidad reclamada de forma periódica. Además, se abonará a la UIB un importe de 489.925'29 euros.

Después de años sin actividad y lastrada por la inacción de los diferentes equipos de gobierno de Cort, el área de Hacienda puso en marcha el pasado mes de marzo el proceso para proceder a la liquidación de la Fundación Juegos Mundiales Universitarios Palma 99, toda vez que, como marcan sus estatutos y la normativa, ha cumplido sus fines fundacionales... 23 años después de que se celebrara aquella Universiada cuyo único legado para la ciudad ha sido un catálogo de nuevas instalaciones deportivas como el estadio de Son Moix o las piscinas de Son Hugo, entre otras muchas.