Los primeros clasificados en las diferentes categorías. | Jaime Moreda

La falta de viento no restó emoción a la última jornada de la XXVII regata Illes Balars Clàssics. Sonata (1937), de Jordi Cabau, y FJord III (1947), de Scott Perry, llegaron a la última jornada en la categoría Época, donde se citaban las embarcaciones botadas antes de 1950, empatados a tres puntos, tras haber protagonizado un bonito duelo en las dos primeras mangas. La victoria final fue para el Fjord III, que hoy cruzó la línea de llegada en segunda posición, por detrás del Meerblick (1917), y consiguió una exigua renta de once segundos sobre el Sonata. Pocas veces una regata de barcos antiguos se decide por tan estrecho margen. Completó el podio el Argyll (1948), del conocido presentador y actor británico Griff Rhys Jones.

No hubo sorpresas entre los Clásicos (barcos botados entre 1950 y 1976), donde el dominio del Argos (1964) fue, una vez más, inapelable: tres regatas, tres victorias, tres puntos y cuarta victoria consecutiva en la Illes Balears Clàssics del Club de Mar. El Holmann & Pie de la armadora neoyorquina Bárbara Trilling, construido en los astilleros Carabela, se ha convertido los últimos años en la embarcación a batir. Y no parece que sus rivales hayan descubierto la fórmula para conseguir desbancarla. Ricardo Rubio, copatrón del Giraldilla (1963) junto a María Torcida, daba ayer por bueno el segundo puesto en la general, al considerar al Argos «inalcanzable».

En la categoría RI Clàsicos, con sólo tres participantes, Gabriel Catalá, patrón y armador del January Sails (1973), hizo valer su conocimiento del campo de regatas de la Bahía de Palma para adjudicarse la última manga y superar en un punto al Salina Tres, de M. Pérez.