La regatista mallorquina Aina Bauzá posa para este diario en la zona del Portitxol. | Jaume Morey

0

Siente y vive el mar como una forma de vida y se ha planteado un desafío que le permitirá entrar en los anales de la vela balear. Aina Bauzá (Palma, 1994) se ha fijado como meta poder ser la primera regatista balear en tomar la salida y competir en la Mini Transat del año 2023, una regata transoceánica que une las costas francesas con las caribeñas, haciendo escala en Canarias, y que actualmente vive la edición correspondiente a este año.

La deportista del Club de Vela del Port d’Andratx, con experiencia en clases como Optimist, Laser 4.7, Laser Radial e ILCA 6, recaba apoyos y acumula experiencia para poder afrontar el reto de navegar en solitario unas 4.000 millas en un barco de 6,5 metros y sin asistencia.

La meta es tomar la salida en septiembre de 2023 desde Les Sables d’Olonne (Francia), para lo que trabaja con la meta de poder reunir un presupuesto de 150 mil euros. Integrante del equipo español de vela, recientemente cuarta en el Mundial Offshore junto a Guillermo Altadill y cuenta con un extenso palmarés.

Objetivos

Nacho Postigo, Hugo Ramón o, en la actualidad, José Linares y Felip Moll son los referentes a seguir por Aina Bauzá, que busca poder tener «un barco competitivo» en la Mini Transat, con la meta «no de ir a acabar, sino de conseguir un buen resultado». Grado y Máster en Ingeniería Náutica y Transporte Marítimo y Patrona Profesional, apunta alto y sueña «con ser regatista oceánica e ir a la Vendée Globe». Con el apoyo de The Magenta Project y el programa ‘Ellas Compiten’ da pasos, a la vez que afronta un profeso de clasificación que le lleva a acumular más de 1.500 millas verificadas en solitario.