Se quiere evitar filtraciones después de que en las últimas semanas hayan surgido diferentes conflictos con algunos programas del Centre de Tecnificació  de les Illes Balears. | T. Ayuga

0

El Govern quiere blindarse ante posibles filtraciones de información e impedir que los trabajadores de la Fundació per a l’Esport Balear utilicen sus ordenadores para cualquier comunicación al margen del terreno profesional. Se acabaron las redes sociales en la oficina y usar los ordenadores para otro menester que no sea trabajo. La Conselleria d’Afers Socials i Esports del Ejecutivo autonómico ha remitido una carta a sus empleados para que firmen su compromiso con una normativa que está siendo evaluada por los sindicatos para determinar si se ajusta a la ley.

El documento de seis páginas al que ha tenido acceso Ultima Hora fija un decálogo de buenas prácticas a la hora de tratar los datos personales y la forma correcta de proceder a la hora de modificarlos, editarlos o consultarlos. Delimita el personal que tiene acceso a las informaciones de la Fundació per a l’Esport Balear y hace especial hincapié en la confidencialidad. La carta incide en varios puntos en la prohibición de compartir cualquier tipo de referencia o comunicación para evitar filtraciones después de que en las últimas semanas hayan surgido diferentes conflictos con algunos programas del Centre de Tecnificació    de les Illes Balears.

Al margen del cumplimiento de la ley, otros puntos de la misiva hacen referencia al uso de los equipos de la Fundació per a l’Esport Balear, que impide la descarga de programas o aplicacoines sin el permiso pertinente y al mismo tiempo precisa que los correos electrónicos profesionales no pueden usarse para temas particulares.

Ordenadores

En la misma línea de actuaciones, el documento precisa que queda «terminantemente prohibido utilizar este u otros medios para chatear, jugar y, en general, realizar cualquier otra actividad que no corresponda estrictamente a sus funciones». Al mismo tiempo se concreta que el acceso a internet estará sujeto a los aspectos vinculados al desempeño profesional de cada uno.

La misiva a los trabajadores de la Fundació per a l’Esports Balear
incide en la prohibición de usar los ordenadores para chatear,
jugar o actividades al margen de lo estrictamente profesional.

En caso de firmar la carta, que pone en conocimiento de los empleados el uso de cámaras de videovigilancia en las instalaciones, el trabajador acepta que la dirección de la Fundació per a l’Esport Balear pueda regular el acceso a la red y monitorizar las direcciones y páginas que se visitan desde las diferentes unidades para evaluar si corresponde aplicar sanciones a los que incumplan estos requisitos.

Saltarse los puntos que concreta el documento remitido al personal advierte que «el incumplimiento de cualquiera de las obligaciones, intencionadamente o por negligencia grave, podrían implicar en su caso, las sanciones disciplinarias correspondientes por parte de la Fundació per a l’Esport Balear».

El correo pide a los trabajadores que «lean y firmen el documento de funciones y obligaciones» para cumplir con la ley y en el siguiente párrafo invita a los que no estén de acuerdo en estampar su rúbrica a comunicar su decisión para que el caso particular sea estudiado.