Mavi García durante una prueba. | Reuters

0

La ciclista mallorquina Mavi García liderará a la selección española femenina en la prueba de ruta de los Mundiales de ciclismo que se disputará este viernes en Flandes (Bélgica). La ciclista del equipo Alé BTC Liubliana estará acompañada, en el combinado nacional por Ana Santesteban (BikeExchenge), Sara Martín (Movistar), Eider Merino (A.R. Monex), Lourdes Oyarbide (Movistar) y Sheyla Gutiérrez (Movistar), quienes entrarán en acción.

La carrera élite femenina se disputará sobre un recorrido de 157,7 kilómetros y 1.047 metros de desnivel que incluirán 56 kilómetros entre Amberes y Lovaina, una vuelta y media por el circuito final de Lovaina con las cotas de Keizersberg, Decouxlaan, Wijnpers y Sint-Antoniusberg, el paso durante cerca de 50 kilómetros por el exigente circuito de Flandes con las cotas de Smeysberg, Moskesstraat, S-bocht Overijse Taymansstraat, Bekesstraat, Veeweidestraat y de nuevo a Smeysberg, y dos vueltas y media finales al circuito de Lovaina.

Mavi, que finalizó en segunda posición el pasado fin de semana en el prestigioso Tour de l’Ardeche, firmará su quinta participación en un Mundial. Fue 32ª (2017), 19ª (2018) y 18ª (2020).

Destacar, por otra parte, que el italiano Filippo Baroncini se proclamó campeón del mundo sub’23 en ruta al ganar en solitario la prueba de 160 km disputada entre Amberes y Lovaina, en la que se colgó la medalla de plata el eritreo Biniam Ghirmay y el bronce el neerlandés Olav Kooij, con los españoles, encabezados por Juan Ayuso, lejos de la lucha por las medallas.

Baroncini (Massa Lombarda, 21 años) cimentó el título mundial con un certero y oportuno ataque a 6 kilómetros de meta que no tuvo respuesta entre sus rivales, que tuvieron que luchar por los escalones secundarios del podio.

El italiano, que milita en el Trek Segafredo del World Tour, entró en meta degustando el sabor del oro, el sueño de su vida, con 2 segundos de adelanto sobre Ghirmay, el más rápido del pelotón perseguidor, logrando una medalla histórica para su país. Con el mismo tiempo cazó el bronce el neerlandés Kooij, uno de los favoritos a priori para el título mundial.

La carrera comenzó animada con una escapada exenta de peligro formada por el neozelandés Currie, el estonio Karpenko y el irlandés Ward. No hubo inquietud en el pelotón, en todo momento controlado por las selecciones favoritas, como la neerlandesa, belga o incluso la española, aún con sus componentes cerca de cabeza en todo momento.