El ciclista danés Magnus Cort, del equipo EF Education-NIPPO, celebra tras ganar la décima novena etapa de la Vuelta de España, este viernes, disputada entre Tapia (Asturias) y Monforte de Lemos, con un total de 191,2 km de recorrido. | Manuel Bruque

0

El danés Magnus Cort Nielsen (EF Education) no perdona una presa cuando se le pone a tiro. Esta vez cazó un triplete en un esprint entre 7 que le permitió empatar a tres victorias a Roglic y Jakobsen, como vencedor de la decimonovena etapa disputada a través de 191,2 km entre Tapia de Casariegos y Monforte de Lemos, donde el esloveno se acercó un día más a su tercera roja consecutiva.

Cort Nielsen (Bornholm, 28 años), el mismo que se impuso en Cullera y Córdoba, tiró de inteligencia y paciencia para esperar su momento y resolver por velocidad una llegada entre los 7 supervivientes de la fuga del día. Alzó los brazos celebrando el triplete en una jornada frenética, disputada a una media de 43,3 kms/hora, por delante del portugués Rui Oliveira (UAE) y del estadounidense Quinn Simmons (Trek).

Era la sexta victoria de Cort Nielsen en la Vuelta, y la del empate en esta edición con el otro gran esprinter de la Vuelta, el neerlandés Jakobsen. El otro ciclista del «club del triplete» es el patrón Primoz Roglic, quien salvó la jornada sudando un poco más de lo previsto por el alto ritmo durante toda la carrera. Además vistió su camiseta de líder número 50 en una gran vuelta y con premio emocionante: la visita de su familia.

No se movió la general, que llegará en las mismas marcas a la «clásica» gallega de este sábado, donde no se descartan sorpresas. Con la sensación de conformismo, los hombres del podio son los dos hombres del Movistar, Enric Mas y Miguel Ángel López, a 2.30 y 2.55 minutos respectivamente.

Etapa de teórica recuperación después de la montaña asturiana que en realidad dolió en as piernas del pelotón. Tras el Gamoniteiru se percibe una sensación de deseo de tregua entre los hombres de la general, tal vez conformes con la situación de cada uno. Pero hay equipos que quieren saborear alguna victoria, y hay que dar pedales. Los múltiples intentos de salida terminaron en una expedición de 18 hombres, algunos grandes cazadores, como el danés Magnus Cort, autor de un doblete. El pelotón no permitió un retraso de escándalo, así que neutralizó la fuga en torno a los 2 minutos.

La carrera entró en Galicia tras superar el primer escollo en Asturias, el Alto de Sela de Entorcisa (3a), y la avanzadilla mantuvo las ilusiones una vez superadas las otras dos dificultades del día: el Alto da Garganta (2a) y el de Barbeitos (2a). Hasta meta restaba algún incómodo repecho no puntuable.

No siempre manda la mayoría. La escapada parecía condenada de antemano, pero algunos se negaron a tirar la toalla cuando el pelotón se acercaba a menos de 1 minuto. Huir o unirse al gran grupo, ese era el dilema. Cuando el viaje languidecía saltaron el estadounidense Simmons y el portugués Oliveira, decididos a dar la sorpresa, a los que se unieron Bagioli, Craddock Cort, Kron y Roux. Siete contra todos.

Un septeto ilusionado, para muchos con las mismas opciones de sobrevivir que aquella gacelilla de la selva rodeada de leones. Los felinos que se acercaban a Monforte de Lemos eran los hombres del BikeExchange de Michael Matthews, su velocista australiano inédito en la Vuelta, aunque el DSM olía sangre con Alberto Dainese, su esprinter revelación.
Una renta de medio minuto bastó para que se cumpliera la fábula de la liebre y la tortuga. El pelotón se tiró todo el día persiguiendo, los escapados huyendo de la quema. Había rodadores de mucho nivel, y estaba Cort, el hombre del bigote que se lleva las victorias de tres en tres.

Un error de cálculo, un exceso de confianza, o las dos cosas, pero el gran grupo se acercó de manera peligrosa a la avanzadilla, pero sin llegar a echar el lazo a una presas que corrían como locas para evitar el mordisco del depredador. Tremendo el esfuerzo por ambas partes, y meritorio el hecho de evitar un esprint masivo.

Mejor entre siete, donde marchaban 2 hombres del EF Education, Craddock y Cort Nielsen. En la recta de llegada en Monforte, el primero lanzó el esprint, salió tras él Simmons, y desde atrás se lanzó Cort para ganar con autoridad. Ganó el favorito en una jornada loca que se presentó en meta con 21 minutos de adelanto sobre el mejor horario previsto.
«Esto es un sueño del que no me quiero despertar», dijo Nielsen en meta, al que le resta una «Lieja Bastoña» en Galicia para seguir soñando. Si se presenta la ocasión, apunten su nombre.

Este sábado la vigésima etapa llevará al pelotón desde Sanxenxo a Mos, jornada de montaña con un recorrido de 202,2 km.