Enric Mas es ayudado tras cruzar la meta en tercera posición, al finalizar la decimoctava etapa de la Vuelta disputada, este jueves, entre Salas (Asturias) y el Alto de Gamoniteiru (Asturias),. | Manuel Bruque

0

El mallroquín Enric Mas (Movistar) dijo que este jueves estaba en condiciones de arrancar en la ascensión al Altu d'El Gamoniteiru, pero la táctica era que arrancase primero su compañero Miguel Ángel López porque lo previsible era que le diesen margen.

«Si arrancaba yo era seguro que (Primoz) Roglic vendría a por mí y si era Miguel Ángel le darían margen. La victoria (de López) significa mucho para el equipo», señaló.
«Lo primero era respetar al equipo y el compañerismo. Tenía ganas de arrancar, pero se ha ganado la etapa y estamos muy contentos», aseguró. Sobre la ascensión de 15 kilómetros al inédito puerto del Gamoniteiru, manifestó que «es muy duro».

Noticias relacionadas

Mas agradeció el «supertrabajo» que han hecho a lo largo de toda la etapa sus compañeros Imanol Erviti, Nelson Oliveira y José Joaquín Rojas para poder rematar en la cima del Gamoniteiru él mismo y Miguel Ángel López dándole al equipo telefónico la primera victoria de la temporada en una de las tres grandes, en una edición en la que la mala fortuna hizo abandonar a tres de sus componentes: Alejandro Valverde, Johan Jacobs y Carlos Verona.

Tras apuntalar un poco más su segunda posición, Mas todavía cree que pueden cambiar muchas cosas porque quedan por delante «tres días durísimos, una etapa complicada, otra muy dura y la contrarreloj final». «Es un final de Vuelta muy duro y complicado y puede pasar de todo. Ahora lo primero es descansar y poco a poco empezar a pensar en mañana», destacó.