El ciclista español del Movistar Enric Mas se refresca en la subida final de la novena etapa de la Vuelta Ciclista a España, entre Puerto Lumbreras y el Alto de Velefique, de 188 kilómetros. | Manuel Bruque

1

El mallorquín Enric Mas (Movistar), segundo clasificado en la general de la Vuelta, disfrutó de la primera jornada de descanso en Almería con la tranquilidad de una clasificación privilegiada y la confianza en un estado de forma que le permite soñar con batir a Primoz Roglic, el maillot rojo.

«La primera semana de Vuelta ha sido positiva y algo negativa. Buena porque estamos segundo y tercero en la general, yo a 28 segundos de Roglic y Miguel Ángel López ha distanciado a varios rivales. Lo negativo, sin duda, han sido las retiradas de Alejandro Valverde y Jakobs».

Con la doble baza del conjunto telefónico, Mas confía en conjugar intereses y en llevar a cabo una estrategia que le permita asaltar el maillot rojo.

«Entre los dos nos tenemos que hacer fuertes como equipo, a Roglic se le puede intentar ganar, a ver cómo lo hacemos. La estrategia no se puede decir, pero estamos muy bien situados, la mejor que se podía tener a estas alturas».

La ambición se une al sueño. Mas admite el valor de las plazas secundarias del podio, pero de momento, no las firma.

«No firmo el segundo puesto, no. Salimos a ganar la Vuelta. Una segunda y tercera plazas en una grande estaría bien, pero sería mejor, por ejemplo, un primero y un tercero. Roglic está muy fuerte, pero hay que intentar distanciarle antes de la crono final, que es larga y nos puede distanciar».

Sobre la fórmula para batir a Roglic, el ciclista balear no ofreció pistas, pero admitió que «algo hay preparado».

«No sé si para ganar a Roglic es mejor enfrentarse a él cara a cara o atacar de lejos. Cada equipo tiene su estrategia, nosotros tenemos una idea, a ver qué pasa».

La oportunidad se puede presentar para el ciclista de Artá, un corredor que está teniendo las mejores sensaciones sobre la bicicleta y que dice encontrarse en un gran momento de forma.

«Me siento con confianza y en un estado de forma muy bueno. Me ha venido muy bien terminar el Tour sin estar vacío del todo, algo fresco, no reventado, y luego pude entrenar bien».

Para Mas, el rival a batir no solo es Roglic, también lo será el Ineos con las bazas de Egan Bernal y Adam Yates, sin descartar algún «invitado» inesperado.

«El líder del Ineos puede ser cualquiera, Bernal o Yates, y con los dos hay que tener cuidado. Estamos en una situación muy buena, pero ahora somos 6 en el equipo y hay que jugar más a la defensiva. Ineos jugará más al ataque».

Mas tiene claro respecto a la segunda semana de Vuelta que todos los días serán importantes, y que cualquiera de ellos puede sorprender por diversos motivos.
«En la segunda semana habrá algún día con fuga grande y eso nos permitirá ir con calma, en la que se meterá algún rival nuevo, pero cada día es importante, es la Vuelta y te puedes encontrar con viento o bajadas difíciles. Habrá que buscar dónde podemos jugar nuestras bazas».

Sobre la teórica debilidad de Primoz Roglic en la tercera semana de carrera, Mas desconfía de la certeza de que el líder de la Vuelta vaya a pasar por apuros.

«Puede pasar por apuros, pero nosotros también podemos tener un mal día. Roglic sufrió en alguna carrera, el año pasado perdió el Tour el último día, pero creo que Roglic en esta Vuelta estará a su mejor nivel hasta el final».

Enric Mas disfrutó de la jornada de descanso con un rodaje de unos 50 minutos que le sirvieron al líder del Movistar «para sentir el esfuerzo de la bici, evitando cortar de raíz el esfuerzo diario que supone la Vuelta».