Imagen publicada por Marc Tur.

El ibicenco Marc Tur, que logró la cuarta posición en los 50 kilómetros marcha de los Juegos Olímpico de Tokio, ha aprovechado sus redes sociales para dar visibilidad al colectivo LGTBI+. «Soy abiertamente gay, ni soy de los primeros olímpicos homosexuales en reconocerlo, ni espero ser de los últimos por el hecho de darle más visibilidad al colectivo», ha escrito en Twitter.

«Ellos me ayudaron a romper con mis inseguridades, mis miedos y me enseñaron a luchar por lo que quiero sin importar el resto. Aunque parezca mentira, esos sentimientos negativos que pude llegar a tener en su día los he transformado en algo por lo que luchar y me ayuda a sacar todas mis fuerzas cuando estoy compitiendo», ha asegurado el deportista.

Por último, ha señalado que «en un mundo en el que todavía queda mucho por hacer, cada granito cuenta». El joven de 26 años ya realizó una publicación en su perfil de Facebook el día del Orgullo en la que denunciaba que «hemos avanzado mucho en estos 50 años, pero todavía ser homosexual sigue siendo ilegal en 70 países, en 9 de los cuales de castiga con pena de muerte».

El ibicenco está muy orgulloso con su posición y el diploma logrados en los Juegos Olímpicos, aunque lamentó el desenlace de una prueba en la que tuvo el podio en sus manos. «Al final estaba mareado. No podía más», confesó el atleta, autor del mejor resultado olímpico del atletismo balear.

«He tenido la medalla casi colgada del cuello, me he quedado con la miel en los labios, pero estoy contento con mi actuación. Me he encontrado estupendo, ha sido mi día, pero es cierto que el último kilómetro me he encontrado con un muro que no supe sortear bien», relató el ibicenco. «Estaba al límite de mis fuerzas, aunque lo he dado todo hasta el último momento. Ni siquiera supe reaccionar cuando me pasó el canadiense en el último momento», confesó con el ánimo más recuperado.