Imagen del homenaje brindado por el Real Club Náutico de Palma a Joan Cardona y Adrián Castaño, flanqueados por el comodoro, Jorge Forteza, y el presidente del club, Emerico Fuster. | Pere Bota

0

El Real Club Náutico de Palma (RCNP) tendrá doble representación en Tokio. Por primera vez, un deportista de la histórica entidad de la capital mallorquina participará en unos Juegos Paralímpicos, y 53 años después, un regatista del club volverá a representar a España en las competiciones de vela en unos Juegos Olímpicos.

Adrián Castaño y Joan Cardona fueron homenajeados por la entidad a la que pertenecen días después de sellar sus respectivos pasaportes a Tokio en las competiciones de paracanoe (KL1 200 metros) y vela (Finn). El presidente del RCNP, Emerico Fuster, y una representación de su junta directiva, además de los responsables deportivos del club y otros deportistas, agasajaron a los dos embajadores del Náutico en Tokio.

Para ambos será su primera participación en unos Juegos, llegando con opciones de medalla en el caso de Cardona, que logró su clasificación tras proclamarse subcampeón del mundo de la clase Finn, que en Tokio se despedirá del programa olímpico. En vela, el Real Club Náutico de Palma no tenía representación desde los Juegos de México 68, en los que Eugenio Jáudenes Agacino (ex presidente de la entidad), Ángel Riveras y Manuel Baiget compitieron en la clase Dragón a bordo del 'Deneb'.

Mientras, Castaño certificó su clasificación olímpica rozando la final A en la Copa del Mundo de Szeged (Hungría), en la que fue el representante español en la distancia de paracanoe de KL1 200 metros.

Emerico Fuster aprovechó la ocasión para reivindicar la importante labor que desarrollan los clubes náuticos. "Los buenos resultados no son fruto de la casualidad, sino del trabajo que realizamos los clubes y las federaciones. Estamos muy orgullosos de nuestros deportistas, pero también de ver que nuestra función es esencial para que la vela y el piragüismo español estén en los más alto", aseguró.

Ambos recibieron un obsequio por parte del Real Club Náutico de Palma y el reconocimiento de los presentes, entre los que se encontraba el campeón olímpico y mundial de piragüismo mallorquín Marcus Cooper Walz, que estos días descansa en la Isla tras su participación en la Copa del Mundo, y que prepara con el K4 500 español su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio.