El ex presidente de la Federación Balear de Tir de Fona, en una reciente entrega de premios. | I.A.

1

La gestión de la Federación Balear de Tir de Fona está bajo la lupa del Govern. La Direcció General d'Esports ha iniciado una investigación para depurar responsabilidades individuales o de varias personas si es necesario, con el fin de dar luz a una serie de posibles irregularidades que han dejado en el aire el futuro institucional y económico de la entidad presidida durante los últimos ciclos por el ibicenco Pep Ribas, destituido por el propio Govern meses atrás al no cumplir con la obligación de iniciar el proceso electoral para el ciclo 2020-24.

Un mecanismo que el pasado fin de semana activó la Asamblea de la Federación Balear de Tir de Fona, a instancias de la Junta Gestora creada a instancias del mandato del Govern, y que integran los cuatro clubes más antiguos: Club Ciclista Defensora Sollerense, Unión Excursionista Menorquina, Espanya Hoquei Club y Club de Foners Ciutat de Palma.

La Asamblea no pudo aprobar el acta de la última reunión ordinaria, al no disponer de ella, de la misma manera que tampoco pudo dar luz verde a la Memoria Económica de 2020, por idéntico motivo. Sí que pudo sacar adelante el calendario de actividades deportivas para 2021 y los precios federativos.

Pero la preocupación se ha instalado en el seno de la FBTF, pues han recibido por parte de Esports un informe técnico y una resolución en los que se les informa de un incumplimiento reiterado por parte de la territorial a la hora de no presentar documentación requerida anualmente por el Govern a todas las federaciones, en un periodo que se alarga desde 2013, tal y como avanza este lunes Última Hora.

Según informó la propia Federación, este incumplimiento reiterado podría llevar, en un último extremo, a dar incluso de baja en el Registro de Entidades Deportivas de Baleares a la FBTF, un extremo que no contemplan desde la Conselleria d'Afers Socials i Esports, más cuando el Tir de Fona es un deporte protegido especialmente por la Llei de l'Esport Balear al ser una modalidad tradicional y autóctona.

Lo que sí confirman es la apertura de una investigación sobre la gestión de la territorial, iniciándose actuaciones previas para recabar información en referencia a la no presentación ante el Govern de las cuentas anuales de la entidad desde el año 2013. Un hecho que les ha impedido poder optar y disfrutar de subvenciones públicas, mermando el potencial económico de la FBTF.

El director general d'Esports, Carles Gonyalons, tilda de «grave incumplimiento de la normativa» la no presentación de la documentación «requerida en varias ocasiones de manera oficial», y que podría derivar en un expediente sancionador para «depurar responsabilidades contra la persona o las personas responsables de ello», añade el dirigente, quien remaca que este procedimiento y estas medidas «no van contra la Federación y el deporte en sí, sino contra quienes no han cumplido con su obligación durante estos años, haciendo daño a la vez a la propia institución».

Gonyalons hace un llamamiento a la calma y tilda de «medida extrema» la posibilidad de dar de baja del Registro a la Federación Balear de Tir de Fona, y tiene como prioridad a través de este procedimiento de actuaciones previas «recabar toda la información para localizar al responsable o responsables de estas actuaciones».