Miraitowa, mascota de los Juegos Olímpicos de Tokio, posa con los aros olímpicos en un acto celebrado este miércoles en la capital japonesa. | KIM KYUNG-HOON / POOL

1

La cuenta atrás hacia la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio entra este miércoles en sus últimos 100 días y, pese a la incertidumbre que lo impregna todo desde marzo de 2020, Baleares encara con optimismo el esprint hacia la gran cita deportiva del año. Con seis billetes confirmados, los deportistas isleños están en condiciones de batir el récord de participación establecido en Río 2016 (16) con una veintena de representantes.

BILLETES ASEGURADOS

Seis plazas garantizadas

Marcus Cooper Walz, recientemente confirmado en el K4 500 metros tras un polémico proceso de selección, ha sido el último en incorporarse a una lista que inauguró Mario Mola, que quiere que en Tokio la tercera sea la vencida. El tricampeón del mundo de triatlón, que ya estuvo en Londres 2012 (puesto 19) y Río de Janeiro (8), tiene entre ceja y ceja el único gran trofeo que le falta a sus vitrinas y, del mismo modo que Marcus Cooper, partirá entre la nómina de favoritos a subir al podio. Los galones como campeonas del mundo de 49er FX de la gallega Támara Echegoyen y la mallorquina Paula Barceló también las situarán como una de las tripulaciones de referencia en un deporte como la vela que hacía 20 años que no contaba con acento isleño en unos Juegos. En la piscina los nombres propios del deporte balear son Hugo González y Joan Lluís Pons, que recientemente ratificó su clasificación para los 400 estilos y aún tiene la opción de conseguir la mínima en los 200 estilos. Albert Torres revivirá la experiencia olímpica en el velódromo con un doble reto en el omnium y junto a Sebastián Mora en la madison.

PÓQUER VIRTUAL

Cuatro clasificados por ránking

Algunas modalidades establecen la clasificación olímpica en función de los ránkings de sus respectivos deportes y Baleares maneja un póquer de primer nivel en tres especialidades. En el caso del tenis, España puede contar con cuatro jugadores y la condición de número uno nacional de Rafael Nadal le convierte en fijo salvo un giro inesperado de los acontecimientos. El manacorí apunta a sus cuartos Juegos desde su debut en Atenas 2004 -ausente en Londres 2012 por lesión- y aspira a su tercer metal tras colgarse el oro en Pekín 2008 y subir a lo más alto del podio junto a Marc López en Río de Janeiro en 2016. Enric Mas y Mavi García son los ciclistas de referencia en el pelotón español y tendrían asegurado su pasaporte olímpico por categoría, aunque en el caso del artanenc la proximidad del Tour de Francia puede condicionar su presencia en los Juegos. También forma parte de la élite de su deporte Jaime Mateu, que tiene muchas opciones de estrenarse este verano en una cita olímpica precisamente en una modalidad como el skateboarding que vivirá su puesta de largo en unos Juegos en la capital japonesa.

SELECCIONES

Una decena de habituales

Si hay un deporte que en los últimos años le ha procurado satisfacciones al deporte isleño es el baloncesto, que en el caso de la selección española ha asegurado su participación tanto en categoría masculina como femenina. Entre los hombres son fijos en la pizarra de Scariolo el mallorquín Rudy Fernández y el menorquín Sergio Llull, que podrían estar acompañados por Álex Abrines, mientras que Lucas Mondelo tiene en Alba Torrens a una de sus imprescindibles y en Nogaye Lo a una pieza importante. En gimnasia artística hasta tres mallorquines fueron clave en la clasificación de los equipos. Adrià Vera, Nicolau Mir y Cintia Rodríguez ocupan un lugar preferencial en los planes del seleccionador, que deberá decidir la convocatoria del equipo nacional. El regatista formenterense Mateo Sanz se encuentra en una situación similar, ya que clasificó a Suiza en RS:X pero no tiene el billete a su nombre.

VÍAS ABIERTAS

Una veintena de opciones

Uno de los últimos en alimentar su sueño olímpico es el lateral del Borussia Dortmund Mateu Jaume Morey, que está en la órbita de Luis de la Fuente. La vallista Caridad Jerez o el marchador ibicenco Marc Tur amplían un ramillete de aspirantes en el que la triatleta Xisca Tous podría optar al relevo mixto. En otro relevo, pero en la piscina, puede dar la gran sorpresa Aina Hierro, que cuenta con opciones junto a Cata Corró, que buscará la mínima en el próximo Europeo. La ibicenca Cristina Ferrer en kárate, el menorquín Joan Cardona en vela, Adrián Abadía en saltos de trampolín o los luchadores Metreveli, Graciela Sánchez y Friev, entre otros, están pendientes de sus respectivos preolímpicos para dar forma a un récord de presencia balear en los Juegos.