Pandemia de coronavirus

Marcus Cooper Walz: «Ahora puedo pasar más tiempo con mi madre»

| | Palma |

Valorar:
preload
El campeón olímpico de piragüismo, Marcus Cooper Walz, realiza abdominales en su domiclio.

El campeón olímpico de piragüismo, Marcus Cooper Walz, realiza abdominales en su domiclio.

En plena cuenta atrás para los Juegos de Tokio, Marcus Cooper Walz tuvo que echar el freno y regresar a Mallorca. Junto a su madre pasa estas semanas el campeón olímpico sin descuidar su preparación física, pero con la mente puesta en subirse a la piragua y volver a disfrutar.

—¿Cómo es su rutina diaria?
—Me levanto sobre las 9. Desayuno tranquilo y a lo largo del día voy haciendo cosas varias, sea leer, ver alguna película, tareas del hogar, algún videojuego, chatear con los amigos...

—¿Cómo es su entrenamiento?
—Más bien nulo. Hay muchos ejercicios improvisados que cualquiera puede hacer en casa para mantenerse activo, pero cuando entrenas para unos Juegos Olímpicos, no bastan ni para calentar. Necesitaría ir a mi zona de trabajo, igual que otras profesiones.

—¿A qué hora se quita el pijama?
—Depende, pero sobre las 9. Me gusta madrugar para aprovechar el tiempo, pero cuesta.

—¿Qué es lo que no puede faltar en su nevera?
—Imagino que la leche de avena que uso para tomar los dos o tres cafés que bebo al día.

—¿Cómo hace la compra?
—Vivo con mi madre, entonces nos turnamos. Tengo un supermercado relativamente cerca de nuestra casa.

—¿A qué le dedica más horas?
—A leer, sin duda.

—¿Qué videojuegos le entretienen?
—Últimamente uno del teléfono llamado ‘Clash of Clans’. O el ‘Call of Duty’ de la PlayStation4.

—¿Con qué compañero cree que podría pasar mejor la cuarentena?
—Es una pregunta difícil porque con todos me lo pasaría estupendamente. Somos un grupo muy unido y muy compatible.

—¿Qué compañero cree que lo puede llevar peor?
—Sinceramente hablo sin saber, pero quizá Saúl (Craviotto) por el hecho de tener dos hijas. Imagino que es más difícil cuando tienes niños en casa. De todas formas, Saúl es un ejemplo en paciencia y en trato con las personas, así que no creo que tenga problemas.

—¿Ha mejorado con los fogones?
—No, la verdad que soy pésimo cocinero, pero es porque nunca me he interesado en ello. No me gusta la cocina y prefiero ser responsable de otras tareas del hogar con tal de que otra persona se encargue de los fogones.

—¿Ha visto muchas series?
—He visto ‘Peaky Blinders’ y me ha encantado. La recomiendo, pero aviso que es bastante violenta. Y si esto sigue así, creo que empezaré a ver ‘Prison Break’.

—¿Qué película ha visto estos días que aconsejaría?
—He vuelto a ver ‘Caballo de Batalla’ y es tremendamente recomendable.

—¿Un libro?
—‘Cómo ganar amigos e influir sobre las personas’, de Dale Carnegie.

—¿Ha estado mirando fotos antiguas? ¿Cuál o cuáles le han traído los mejores recuerdos?
—Recientemente estuve mirando fotos del año 2016, el año olímpico de Río. Parece que fue ayer, pero cuando me veo en las fotos parezco muchísimo más joven.

—¿Tiene mascota? ¿Cuántas veces la saca a pasear?
—No tengo mascota. Los primeros días que estuve en Mallorca, estuve en casa de mi hermana y sí que tiene un Golden Retriever, pero no abusábamos del paseo.

—¿Qué es lo que peor lleva?
—Lo que peor llevo es no poder ir a hacer ejercicio al aire libre. Con lo bonita que es Mallorca y lo sano que es el deporte...

—¿Qué ha notado que echa más en falta al no poder salir de casa?
—La costa mallorquina.

—¿Qué es lo primero que hará cuando se termine este largo confinamiento?
—Coger la piragua e ir desde el puerto de Portopetro (mi club) hasta la playa más cercana a pegarme un baño.

—Del 1 al 10 ¿cómo está su estado de ánimo?
—Un 9. No digo 10 por culpa del confinamiento, pero lo estoy llevando con mucha positividad.

—¿Qué sacará de positivo de toda esta situación?
—Es experiencia. De lo bueno se aprende, de lo malo también. Además, hay muchas cosas con las que aprovechar el tiempo en casa. Y bueno... Algo que siempre echo de menos es pasar tiempo con mi madre, y ahora puedo hacerlo más que nunca.

—¿Le ha emocionado algo?
—Lo que más me emociona es cuando veo el trabajo de sanitarios y demás profesionales, desde los cuerpos de seguridad hasta los transportistas de paquetería. Y detalles como empresas que donan material o servicios, de forma desinteresada. Es una pasada, si el mundo fuera así más a menudo, avanzaríamos más rápido. Inevitablemente, también me he emocionado cuando he visto alguna noticia desafortunada relacionada con muertes por el virus.

—¿Qué perspectivas tiene sobre el regreso al trabajo y la competición?
—Creo que todo volverá a su normalidad pero va a llevar tiempo. Habrá que hilar muy fino y espero que estemos a la altura. En lo deportivo, ya que los Juegos se han retrasado un año, podremos volver a estar con la forma física adecuada. El 2020 ya no sirve de nada y habrá que pensar en 2021.

—¿Cómo cree que debería terminar la temporada?
—Ahora ya no pasa nada por perder la temporada. Quizás haría un Campeonato de España por diversión y listo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.