Marc Soler da al Movistar su primer triunfo del año en el Port d'Andratx

| | Andratx |

Valorar:
preload
Imagen del podio del Trofeo Pollença-Port d'Andratx de la Challenge.

Imagen del podio del Trofeo Pollença-Port d'Andratx de la Challenge.

Pere Bota

Marc Soler logró lo que buscaba. Era uno de los favoritos para estrenar el palmarés del inédito y exigente final en alto en el Port d’Andratx y el catalán exhibió su clase en los kilómetros finales para cocinar el primer triunfo del curso para el Movistar Team y el que abre su colección en un 2020 en el que la escuadra telefónica vuelve a dejarse ver en la Playa de Palma Challenge Ciclista a Mallorca.

Fue el más fuerte cuando la carretera se puso imposible en algunos tramos y superó al austríaco Gregor Mühlberger (Bora-Hansgrohe) por fuerza y potencia, con la motivación de un triunfo que tenía cerca. Una oportunidad que no iba a dejar pasar para superar a su compañero de fuga en los minutos finales. Un Mühlberger que volvió a subir al podio -fue tercero en Deià- y que poco pudo hacer ante el explosivo empuje de un Marc Soler intratable en el momento decisivo.

La victoria en el Trofeo Pollença-Port d’Andratx (168’9 kilómetros) fue la consecuencia de la insistencia del Movistar, presente delante con Soler y el italiano Davide Villella, tercero en la llegada, en un día en el que Alejandro Valverde y Enric Mas trabajaron en el grupo en beneficio de la estrategia de la estructura telefónica.

Volvió a ser un día movido. Pese a que en el arranque no hubo movimientos en cabeza, se rodó a alta velocidad y fueron las primeras estribaciones del Coll de Femenia las que provocaron las primeras escaramuzas. Mads Schmidt (Israel-Start Up Nation) y Claudio Imhof (Suiza) tomaron la delantera durante muchos kilómetros, ya adentados en la Serra de Tramuntana.

Un grupo de ocho unidades les persiguió sin fortuna, mientras en pelotón consentía la fuga. Hasta que, rebasado el ecuador de la prueba, Marc Soler y el alemán Lennard Kämna (Bora-Hansgrohe) dinamitaron la prueba. Imhof y Schmidt se alternaban en cabeza, pero en el descenso a Andratx, Marc Soler y Gregor Mühlberger tomaron la delantera para jugársela en la ascensión final. Allí, el catalán del Movistar se mostró más fiable y con mejores piernas a estas alturas del curso. Y encontró lo que buscaba: la victoria.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.