Mateo Cañellas Roca, en silla de ruedas, durante los Premios Esports IB en el que recogió el premio honorífico, el pasado 13 de diciembre. | Jaume Morey

6

El deporte balear está de luto. Esta tarde ha fallecido Mateo Cañellas Roca tras una larga enfermedad. Fue atleta, directivo, organizador, promotor, juez-árbitro de atletismo y primer presidente de la Federación Balear de Tir de Fona, de la que fue fundador junto con Pep Sanchis. El pasado 13 de diciembre recibió el Premio Honorífico del Govern Balear en su última aparición pública.

Mateo Cañellas intervino en 21 competiciones internacionales como juez de atletismo, incluyendo los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992), el Mundial de Sevilla (1999) o el Campeonato de Europa de Barcelona (2010). En noviembre de 2018 recibió la máxima distinción del Comité Nacional de Jueves de la Federación Española (RFEA). También escribió en Última Hora durante los años 70 y 80 información dedicada al atletismo, que era su gran pasión.

Nacido en Palma el 17 de septiembre de 1948, destacó primero como atleta, proclamándose campeón de España militar de cross (1972) y logrando el récord de Balears en los 800 metros libres en 1973. Fue campeón autonómico de campo a través, de fondo (80, 1.500, 10.000 y 3.000 obstáculos) y destaca también, ya como atleta veterano, su participación en el maratón de Nueva York (1988) o hace unos años en Japón.

Como juez, título que se sacó con 22 años, vivió sus mayores eventos. Arbitró la final del Gran Prix de la IAFF en Barcelona, fue juez-árbitro de un España-Inglaterra de pruebas combinadas y de la Copa de Europa de Naciones en Murcia. También fue jefe de la cámara de llamadas en los Juegos de Barcelona (1992).

Como juez-árbitro también intervino en la Universiada de Palma (1999), en el Campeonato del Mundo de pista cubierta de pruebas combinadas en Valencia y en la Copa de Europa de Clubes en Zaragoza y el Mundial junior y absoluto celebrado en Barcelona.

En 2009 acudió con la selección española al Europeo sub-23 de Lituania y en 2018 actuó, entre otros eventos, en el Campeonato del Mundo master en pista cubierta de Madrid.

Tir de fona

Fuera del atletismo, destaca su vinculación con el tir de fona. Fue uno de sus impulsores, paticipando en la constitución de un nuevo reglamento y la fundación de la Federació Balear de Tir de Fona, de la cual fue su primer presidente, un cargo que alternaba con el de juez de atletismo.

En varias ocasiones fue propuesto varios años a petición de la Federació Balear de Tir de Fona para el Premio Cornelius Atticus.