La extenista Conchita Martínez visita la Copa del Rey de Vela. | Pere Bota

0

Saboreando todavía el éxito de Garbiñe Muguruza en Wimbledon, donde ejerció de entrenadora y vio cómo su pupila en este Gran Slam igualaba su propia hazaña al convertirse en la segunda tenista española en ganar en el All England Club, Conchita Martínez Bernat (Monzón, Huesca, 1972) desfiló ayer por el pantalán del Real Club Náutico de Palma, invitada por Mapfre, para disfrutar de la segunda jornada de la Copa del Rey de Vela. La capitana de los equipos nacionales de Copa Davis y Copa Federación atendió a Ultima Hora para analizar la actualidad del tenis, ensalzar la figura de Rafael Nadal tras un resurgir que «no me ha sorprendido» y expresar su escepticismo sobre los cambios que los propios jugadores quieren implantar en el formato masculino de selecciones debido a la carga del calendario.

¿Cómo valora la temporada hasta este momento con los éxitos de Rafael Nadal en Roland Garros y Garbiñe Muguruza en Wimbledon?
—Yo creo que está siendo muy positiva. Pero no solo por estos dos nombres que has mencionado, aunque es cierto que destacan. Rafa alcanzó la final de Australia, consiguió su décimo Roland Garros y avanzó hasta cuartos de final en Wimbledon... y Garbiñe ganó otro Grand Slam como Wimbledon. Son éxitos que destacan, pero el tenis español está a un buen nivel general como lo están demostrando día a día ganando títulos.

Fue partícipe del éxito de Garbiñe en Londres al ejercer como entrenadora por la ausencia de Sam Sumyk por problemas familiares. ¿Cómo valora la experiencia?
—Fue muy positiva. Intenté sacar lo mejor, pero quien sale a la pista y juega es ella. Si sigue así puede llegar a número uno, pero hay que ir pasito a pasito.

Rafael Nadal está rindiendo a un nivel excepcional este año cuando surgieron voces que le querían enterrar antes de tiempo. ¿Le ha sorprendido este resurgir del manacorí?
—Sinceramente no me ha sorprendido. Nunca se le puede dar por muerto a un jugador como Rafa con esa convicción y esas ganas de superarse. Estaba totalmente convencida de que podía volver a su mejor nivel. Ha trabajado muy bien una vez que las lesiones le han permitido trabajar como requiere para estar ahí arriba. Y esa preparación se ve en la pista: cómo llega a la bola, con tiempo no solo para pegarle sino ser agresivo con su drive. El saque también ha mejorado… Hemos visto a un Rafa muy muy fuerte y esperemos que las lesiones le sigan respetando.

Por lo tanto hay Nadal para rato.
—Yo creo que sí. Si se sabe dosificar bien, tenemos Rafa para rato. Y todos tenemos que estar muy satisfechos del Nadal que hemos visto este año. Ahora viene la pista rápida y le veo con muchas ganas.

En la última eliminatoria de la Copa Davis contó con el mallorquín Jaume Munar, toda una realidad del tenis balear. ¿Qué opinión le merece?
—Jaume es un chico excepcional al que ya convoqué de sparring en otra eliminatoria, la primera en Rusia, y en esta última, debido a la cantidad de bajas y viendo su progresión, pudo debutar. Era uno de los siguientes que venía del ranking y me ha gustado mucho lo que vi y cómo ha ido mejorando. Esperamos que siga hacia arriba.

¿Cree, como la mayoría de jugadores, que hace un cambio de formato en la Davis?
—Depende. Vamos a ver qué es lo que quieren hacer exactamente. Es cierto que el calendario está demasiado cargado y que a los jugadores les cuesta ir. Porque no es un fin de semana. Si vas a la Copa Davis es una semana y a ellos les cuesta comprometerse. Por el calendario, por el cambio de superficie, etcétera. Y no es lo idóneo. Pero tener una sede que no sea fija pues no lo sé. Si la Federación tiene eliminatorias en España, es mucho mejor para obtener ingresos para sobrevivir. Muchas veces, con las eliminatorias de la Copa Davis en casa, se suple la falta de torneos que hay en España.

Por lo tanto, tiene dudas en torno a si un Mundial con una sede fija será efectiva...
—Va a ser difícil. Sinceramente no veo que esto vaya a ayudar a que los jugadores se decidan a acudir o no. Aparte está el tema de la superficie, del lugar… Se lo querían llevar a Ginebra por lo que se hablaba, pero no lo sé. Creo que se debería intentar reducir el calendario pero no sé muy bien cómo. Me parece bien que los partidos se jueguen a tres sets, pero el tema de las sedes no creo que salga. Sea como sea debe haber cambios sólidos y espero que sean para mejorar.

¿Sería posible una eliminatoria de la Copa Davis en la Nadal Academy?
—Por qué no. Pero tendrían que acondicionar todo aquello para cumplir con todos los requisitos que marca la ITF. Pero aquí yo creo que todo es posible.

Logró la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Barcelona, junto a Arantxa, en los Juegos Olímpicos de Barcelona. ¿Cómo lo recuerda 25 años después?
—Imborrable, Jugábamos en casa, ante nuestras familias, en un ambiente extraordinario y tuvimos el apoyo de los Reyes de España en la final. Esa medalla de plata fue un gran paso en mi carrera.

¿Cómo compagina los cargos de capitana de los equipos masculino y femenino?
—Muy bien, aunque es cierto que a veces puede ser intenso. Estoy encantada de serlo y me gusta.

Su contrato acaba a final del presente año. ¿Sabe ya si seguirá en el cargo?
—Todavía no. Veremos qué tiene que decir la Federación al respecto. Es agosto y todavía es pronto para hablar, pero ya nos sentaremos cuando llegue el momento. Ahora acabo de terminar Wimbledon y empiezan mis vacaciones. De momento seguiré a los jugadores desde casa analizando los partidos para alguna televisión ya que no tenemos ninguna eliminatoria ni de Copa Davis ni de Copa Federación.