Luis Salom. | Redacción Deportes

1

El GP de Catalunya, séptima prueba del MotoGP, homenajeará este fin de semana al piloto Luis Salom, quien hace un año falleció en Montmeló, cuando competía en el Moto2 y sufrió una grave lesión cuando se originó un fallo mecánico, en un punto de la pista que ha sido ya modificado.

La cita en el Circuit de Barcelona-Catalunya es para este fin de semana y este miércoles ha sido presentada en sociedad en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), donde han asistido algunos pilotos, como el vigente campeón del mundo de MotoGP, el español Marc Márquez, y sus compatriotas los hermanos Espargaró, Pol y Aleix, entre otros.

La prueba española entra en acción tras el GP de Italia en Mugello, donde el español Maverick Viñales (Yamaha) volvió a salir líder y en esta situación afrontará la carrera en su casa, con el italiano Andrea Dovizioso como segundo en la general, después del triunfo de éste en el trazado italiano.

Homenaje

La carrera en el Circuit contará con un momento solemne, como es el homenaje que la organización quiere brindar a Luis Salom, en el que se exhibirán fotografías del piloto mallorquín de 42 fotoperiodistas que cubren el mundial. Además, detrás de la tribuna H se habilitará un espacio para que los aficionados pueden deja su dedicatoria al mallorquín en un mural.

Noticias relacionadas

Lo apretado del mundial y que hayan aparecido nuevos actores para la lucha por el título, como el catalán Maverick Viñales, volverá a atraer a miles de aficionados a Montmeló, donde se esperan cifras de asistencia similares o superiores a las del año pasado, donde se congregaron unos 100.000 entusiastas en el día de la carrera, aunque en el total del GP se llegó a los 175.000 aficionados.

En la presentación este miércoles en el CCCB, el patrón del MotoGP, el español Carmelo Ezpeleta, ha recordado el accidente de Salom, y ha reconocido que este es «un deporte de riesgo», pero también se ha congratulado con los esfuerzos que los responsables del mundial y de los circuitos llevan a cabo para que el MotoGP «sea menos de riesgo y más de espectáculo».

En los parlamentos de los pilotos, el vigente campeón del mundo de MotoGP, Marc Márquez, ha asumido que su Honda esta temporada no ha tenido un buen arranque, a pesar de haber ganado una carrera (GP de las Américas, en Austin, Texas), además de reconocer que en Mugello «fue un fin de semana difícil».

«Pero como se dice, no estamos tan lejos ni estamos tan mal», ha bromeado el tres veces campeón del mundo de MotoGP, a quien no le ha sorprendido el momento que vive Viñales (líder) «porque ya se vio lo que estaba haciendo en la pretemporada», además de loar a uno de sus grandes rivales, el italiano Valentino Rossi, de quien ha dicho": «Le tengo mucho respeto. Lleva años y sigue compitiendo y con opciones a la victoria. Esto le hace grande».

La apuesta de Pol Espargaró por el equipo oficial KTM no le está resultado un camino de rosas dado el aterrizaje que ha tenido en esta escudería. No obstante, el piloto de Granollers ha asegurado que a pesar de «ser complicado» el momento, su objetivo ahora se centra en «sumar puntos y no tener caídas, porque ya será un éxito».

Su hermano también ha cambiado de equipo, ya que Aleix se ha enrolado esta temporada en Aprilia, moto con la que se siente que va «rápido», además de asegurar que le ofrece mucha estabilidad, a pesar de su considerable peso, aunque ha reconocido que los problemas de motor le han lastrado en este arranque de mundial.