El jugador español Juan Carlos Navarro durante el partido de la última jornada de la primera fase de grupos ante Serbia. | Jorge Zapata

0

Serbia 73 - 89 España

Serbia (20+15+21+17): Teodosic (10), Markovic (4), Kalinic (1), Bircevic (5) y Raduljica (13) -equipo inicial-, Bogdanovic (8), Bjelica (19), Stimac (6), Simonovic (5), Jovic y Krstic (2).

España (34+20+17+18): Pau Gasol (20), Rudy (9), Navarro (15), Rubio (12) y Marc Gasol (11) -equipo inicial-, Rodríguez (2), Calderón (8), Reyes (3), Claver, Llull (5), Ibaka (2) y Abrines (2).

Árbitros: Anthony Jordan (USA), Rustu Nuran (TUR) y Jorge Vázquez (PUR). Bircevic (min.32) y Rubio (min.37) fueron eliminados por cinco personales El entrenador de Serbia, Sasha Djordjevic fue expulsado (min. 39) por dos faltas técnicas.

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta y última jornada del grupo A de la Copa del Mundo, disputado en el Palacio Municipal de Deportes de Granada, ante unos 8810 espectadores. Lleno.

La selección española venció a Serbia por 73-89, en un partido intrascendente para ambos pero en el que los jugadores se emplearon con dureza, sobre todo en la primera parte, para cerrar la primera fase del Mundial como líderes del grupo A e invictos.

Sin nada en juego por ninguna de las dos partes, España y Serbia salieron desbocados desde el inicio, presos de un ímpetu anotador desenfrenado que les hizo acabar el primer cuarto con un marcador muy alto, 20-34.

España comenzó de fábula con un triple de Rudy y un contraataque espectacular que colocó un 0-5 apenas treinta y pocos segundos de iniciado el encuentro.

Noticias relacionadas

Además, lejos de ser un partido poco menos que amistoso, los dos equipos se emplearon con dureza, lo que costó una falta doble a Rudy y Kalinic. Esa dureza, sin embargo, no significó buena defensa, como lo demuestran los guarismos, con Pau Gasol y Juan Carlos Navarro especialmente inspirados y autores de diez puntos cada uno.

En el segundo cuarto se frenó un tanto la vorágine anotadora, aunque fue por rachas. España pareció sentirse cómoda con un intercambio de canastas más o menos espectacular, pero Serbia tiró de orgullo y endosó al equipo español un parcial de 8-0 en apenas dos minutos para pasar de un 25-41 a un 33-41 (min. 15,30).

España reaccionó de inmediato con calidad, clase y contundencia. Ricky hizo un caño espectacular que remató Calderón con un triple y casi al final del cuarto Ricky facilitó el 'alley-hoop' de Rudy, ante la algarabía de la grada.

La ventaja española ascendió hasta el 35-54 del descanso.

El pase por vestuarios enfrió un poco a ambos equipos, aunque el equipo español comenzó a tomar temperatura de inmediato con un 2-8 (min.23) gracias a los robos de Ricky y las finalizaciones de Marc Gasol, 37-62.

Comenzaron a hacer aparición las defensas y el porcentaje de aciertos bajó considerablemente y los balcánicos cerraron el tercer periodo con victoria parcial de 21-17, para un global de 56-71.

Serbia mantuvo su hipermotivación para conseguir un buen resultado ante España que le sirviera de punto de apoyo moral para los cruces de octavos de final, después de una primera fase pobre.

La ventaja quedó reducida a diez puntos, 64-74, a falta de seis minutos para el final. España había levantado el pie del acelerador, pero bastó apenas nada para restablecer un margen más amplio, 66-82 (min.36) y cerrar una victoria que permite a España seguir invicta de cara a los octavos de final, que jugará el sábado contra Senegal.