La intensidad del Castilla desmonta el orden del Barcelona B

| Madrid |

Valorar:

Real Madrid Castilla 3 - 1 Barcelona B

Real Madrid Castilla: Pacheco; Llorente (Pulido, m.58), Derik, Cabrera, Casado; Omar Mascarell, Aguza, Lucas Vázquez, Burgui (Borja, m.87); José Rodríguez y De Tomás (Willian José, m.67).

Barcelona B: Masip; Patric, Sergi Gómez, Bagnack (Grimaldo, m.76), Planas; Samper, Bedia (Nieto, m.62), Espinosa; Adama, Dongou (Sandro, m.67) y Denis Suárez.

Goles: 0-1, m.35: Denis Suárez. 1-1, m.37: Burgui. 2-1, m.44: Aguza. 3-1, m.58: Omar Mascarell, de penalti.

Árbitro: Sureda Cuenca (Colegio balear). Amonestó a Bagnack (m.41), Edu Bedia (m.57), Dongou (m.63), Willian Jose (m.73), Planas (m.85) y Pacheco (m.90). Expulsó por doble amarilla a Aguza (m.81 y m.84) y a José Rodríguez (M.89).

El Real Madrid Castilla y el Barcelona B ofrecieron un «Miniclásico» de alto voltaje que se decidió a favor de los blancos gracias a su mayor intensidad durante los noventa minutos.

En el arranque, fue el Castilla quien puso el picante. La fuerte presión de los blancos dificultaba la fluidez de un Barcelona B al que le quemaba el balón en los pies. El empuje trajo consigo dos ocasiones, una de Burgui que despejó bien Masip y un pase atrás de Lucas, tras brillante acción individual, al que no llegó nadie.

Cuando los visitantes incrementaron la posesión, del ímpetu se pasó a la calma. Más cómodos, los de Eusebio Sacristán buscaban el desborde en la banda derecha gracias a la velocidad y la habilidad de Adama. Una asistencia firmada por él la remató fuera Denis en boca de gol.

Falló ahí el gallego pero acertó poco después. Su disparo seco y raso desde la media luna, inalcanzable para Pacheco, fue el colofón a una gran acción individual que resultó meritoria por la conducción.

El golpe tuvo réplica. Como si de un espejo se tratara, pero esta vez en el área contraria, Burgui alcanzó una posición análoga a la de Denis y definió con un ajustado tiro. Mención merece José Rodríguez, quien apoyó al goleador con una pared.

Insaciable, el Castilla quería más. La voluntad tuvo recompensa. Lucas recibió en la derecha y puso un centro al área. Fue en ese momento cuando, de la nada, emergió la figura del mediocentro Sergio Aguza para ganarle la espalda a la defensa y marcar en plancha.

Tras el descanso, no hubo revolución. De hecho aumentó la vocación ofensiva del Castilla, que perseguía hacer más daño a un Barcelona B tocado.

Avisaron los de José Manuel Díaz con dos ocasiones desde dentro del área antes de castigar de nuevo merced a un penalti por mano de Edu Bedia que transformó Mascarell.

De ahí a la conclusión fue el filial azulgrana, que acabó con dos más por las expulsiones postreras de Aguza y José Rodríguez, quien más lo intentó. Denis, de nuevo, tuvo la más clara con un lanzamiento de falta que encontró la mano de Pacheco en su camino a la escuadra.

Los tres puntos permiten los blancos coger aire mientras que su rival ve como se frena la progresión ascendente que llevaba.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.