0

El Hospital de Llevant inicia hoy (21.00) su andadura en el curso 2013-14 lanzando un pulso a la lógica. El conjunto mallorquín rinde visita al potente Inter Movistar en los albores de una campaña en la que los isleños tienen la permanencia como meta.

El equipo manacorí abre su cuarta temporada consecutiva en la mejor liga del mundo con Hospital de Llevant como patrocinador principal tras el adiós de Fisiomedia. Será la segunda campaña seguida en el banquillo de Tomás de Dios, que tendrá a su disposición un grupo que ha mantenido el bloque del pasado curso y ha incorporado cuatro efectivos: Chicho, Carlos Barrón, Toni Terrón y Manu Orellana.

Con una media de edad que supera a duras penas los 22 años, el técnico salmantino quiere dar continuidad a su línea de trabajo y trasladar la buena dinámica del tramo final del pasado curso al que arranca esta noche. La experiencia de Vadillo, la calidad contrastada de Chicho y Carlos Barrón, la pegada de Bruno Taffy, la juventud o la esperada consolidación de Joselito y Lemine, entre otros, son algunos de los argumentos que esgrimirán los isleños este año.

La pretemporada ha dejado al descubierto algunos trazos de las señas de identidad del Hospital de Llevant, que ha ganado cuatro encuentros de los ocho que ha disputado durante el verano. Hoy ya hay puntos en juego, aunque es evidente que los objetivos de los isleños y el Inter Movistar son diametralmente opuestos. Los madrileños aspiran a los títulos con uno de los mayores presupuestos de la liga, mientras que los mallorquines no descartan dar una nueva sorpresa pese a estar entre los cuatro clubes con menos recursos de la liga.

Tomás de Dios no podrá contar en el estreno liguero con el portero Carlos Barrón ni con Toni Rosselló, ambos lesionados, pero los mallorquines no descartan asaltar el feudo del Inter Movista como ya hicieron el pasado curso. Esta vez no dispondrán del factor sorpresa, pero sí con el espíritu competitivo que se ha convertido en su emblema.